Casa de adoración

Bosquejo del segundo sermón de la serie «La Adoración». Predicado por el Pastor Enrique Juárez el domingo 1 de Mayo de 2016.

Serie “La Adoración”
Casa de adoración.

La adoración es ordenada por Dios mismo.

“Dad a Jehová la honra debida a su nombre; traed ofrenda, y venid delante de él; postraos delante de Jehová en la hermosura de la santidad” (1 Crónicas 16:29).

Es prohibido adorar ídolos, imágenes.

“No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, n abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra” (Éxodo 20:4).

 “Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén” (1 Juan 5:21). Seguir leyendo «Casa de adoración»

La adoración. Primera parte.

Bosquejo del sermón predicado el domingo 24 de Abril de 2016.

La adoración I.
por Enrique Juárez

Texto: Juan 4:23-24

¿Qué es adorar?

Es una celebración, exaltación del alto merito de Dios. Por la cual es dado honor a su nombre.

¿A quién adorar?

Solamente Dios es digno de adoración. Adorar a otros dioses es idolatría, no debe adorarse a personas ni a criaturas celestiales. Adoramos al Dios trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Seguir leyendo «La adoración. Primera parte.»

Verdadera comida.

Sermón del domingo 7 de Febrero de 2016, basado en Juan Capítulo 4:31-34. Cuando Jesús conversa con sus discípulos luego de su encuentro con la mujer samaritana en el pozo de Jacob.

Verdadera comida

  1. Jesús les dijo: Mi comida —la que a él le satisfacía y deleitaba—es hacer la voluntad del que me envió, y terminar su obra. No necesita mayor explicación, aquí se nos instruye a hacer la obra de Dios, pues se nos ha encomendado el ministerio de la reconciliación, y a no dejar el trabajo a medias. No da buen testimonio el que empieza algo y lo deja a medias o lo hace de mala manera y deficientemente. Seguir leyendo «Verdadera comida.»

La parábola de los talentos

quiquepor Enrique Juárez

El domingo 26 (Agosto 2015) predique sobre el pasaje de Mateo 25:14-30. En este pasaje se nos comparte la importancia de tres principios:

  1. La mayordomía
  2. La fidelidad.
  3. La diligencia.

Dios siempre nos provee de recursos (talentos), a nosotros nos corresponde ser productivos es decir usar o invertir los talentos apropiadamente, aunque no seamos supervisados. Porque tenemos que saber y entender que tarde o temprano tenemos que dar cuentas de lo que se nos ha entregado, además es bueno reconocer que Dios siempre usa personas para canalizar o entregar esos recursos, sean humanos o materiales. Debemos ser fieles con lo que se nos ha encomendado y actuar con diligencia (no ser negligentes o perezosos). Seguir leyendo «La parábola de los talentos»