Ordenes confiables

El sermón del domingo 10 de Enero se tituló: Ordenes Confiables. Este se basó en Lucas 5:1-11. Algunos aspectos a observar en este pasaje:

  1. Jesús enseñó la prioridad de oír la palabra de Dios a pesar de las circunstancias. Antes de resolver conflictos o problemas, o satisfacer necesidades Jesús compartió una enseñanza.
  2. Jesús luego de haber enseñado dio instrucciones a Simón Pedro para que este reiniciara labores, seguramente ya las redes estaban secas y listas.
  3. Pedro y sus compañeros habían fracasado la noche anterior, no habían pescado nada. A regañadientes Pedro aceptó las órdenes de Jesús que eran sobre todo razonamiento humano.
  4. Al obedecer Pedro y sus compañeros obtuvieron una gran pesca, fue tan abundante que tuvieron que llamar a los compañeros, socios según la NVI, de la otra barca para recoger todos los peces.
  5. Cuando le damos prioridad a la Palabra de Dios y obedecemos a las instrucciones de Dios, y además caminamos en fe siempre obtendremos victoria sin importar fracasos anteriores. Las instrucciones y promesas de Dios son siempre confiables.
  6. A pesar de las circunstancias nunca debemos de dejar de ir a oír la Palabra de Dios regularmente, pues Dios siempre nos hablará.
  7. Es importante leer, estudiar y meditar en la Palabra de Dios pero recuerde que: “fe es por el oír, y el oír…….”.
  8. Jesús nos enseña que hay que oír y obedecer, oír y hacer. No debemos quedarnos sentados esperando a que Dios ponga los peces en nuestras manos.
  9. Y siempre espere las ordenes confiables que Dios da por medio del Espíritu Santo.

¿Cuál mandato sigues?

por Jorge A. Salazar

Me he dado cuenta que a la mayoría de nosotros nos cuesta trabajo seguir instrucciones. Desconozco si se deba a que nosotros no escribimos las instrucciones, a una rebeldía inherente en los hombres o simplemente a esa manera de ser de llevar siempre la contra aun cuando sabemos que las reglas son por nuestro bien, nos den seguridad o faciliten nuestra vida.

Este mes el cable de corriente eléctrica que lleva la energía del poste al edificio de la iglesia se rompió en tres ocasiones distintas a la mitad del servicio. El cable trozado con las puntas “vivas” y la corriente fluyendo por él estaba a la mitad de la calle. Esto representaba un alto riesgo para las personas que quisieran pasar por esa calle. Algunas personas de nuestra iglesia bloquearon el paso a las personas y, según me platicaron después, la gente insistía en pasar a pesar de explicarles el riesgo y el peligro. “¿Por qué me vas a impedir que pase? ¿Qué no soy libre por transitar por donde yo quiera? ¿Quién eres tú?…” Sigue leyendo

No entiendo

Hay personas que para justificar su conducta pecaminosa y libertina, dicen no entender el mensaje que escuchan del pastor, se resisten a oír. Note lo que la Biblia dice al respecto en Juan 8.47: “El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios”.