Publicado en Biblia

Liberación de demonios II

quiquepor Enrique Juárez

Introducción.

Efesios 6:12 nos advierte que tenemos lucha, guerra, contra seres invisibles a los cuales la Biblia llama demonios y además en otros niveles los ángeles caídos. Estos están debidamente organizados igual que un ejército terrenal y están al servicio del diablo o Satanás. Dios nos advierte a no ignorar sus actividades y también promete la victoria a los que están en obediencia a sus mandamientos y confían en la autoridad que hay en el nombre de Jesús. Sigue leyendo “Liberación de demonios II”

Publicado en Biblia

Demonización

quiquepor Enrique Juárez.

En el evangelio según San Mateo capítulo 15 y versos del 21 al 28 encontramos la siguiente narración:

“Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas pérdidas de la casa de Israel. Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora”. Sigue leyendo “Demonización”

Publicado en Biblia, Iglesia

Liberación de demonios

por Enrique Juárez

El domingo recién pasado he iniciado una breve serie de sermones sobre liberación de demonios. Hice una breve exposición sobre manifestaciones y actividades de demonios en diferentes épocas, las cuales encontramos en La Biblia. Es importante conocer al respecto pues el pueblo de Dios desconoce sobre este aspecto o está mal informado. Hay que aprender a discernir (hacer diferencia) sobre las obras de la carne y las diferentes manifestaciones espirituales: el espíritu del hombre, los espíritus inmundos y la del Espíritu Santo.

No hay que subestimar las maquinaciones del diablo y su poder pero tampoco hay que sobredimensionarlo, en todo momento siempre debemos reconocer la grandeza de Dios, el poder que tenemos en el nombre de Jesús y la cobertura de su preciosa sangre. La liberación es para el pueblo de Dios, para que pueda disfrutar a plenitud de las promesas de Dios.

No todo es demoníaco, por ejemplo: hay enfermedades por causas naturales como vejez, descuidos, cambios climatológicos, etc. pero también hay enfermedades provocadas por fuerzas demoniacas. Las naturales serán tratadas por medios naturales y por los especialistas en el ramo como los médicos (1), pero las de tipo espiritual deben ser tratadas con el poder y la dirección del Espíritu Santo, por creyentes debidamente capacitados e instruidos al respecto, sin caer en excesos aunque si pueden haber manifestaciones y evidencias físicas.

Nota del autor: (1) Aunque Dios continúa sanando y haciendo milagros en el nombre de Jesús, donde el hombre se siente imposibilitado, El Señor todo lo hace posible.