Etiqueta: fidelidad

¡¡¡PELIGRO, SEQUÍA!!!

por Pastor Manolo Urrutia.

sequía

Vivo en el Estado de California y estamos desde hace unos cuatro años en SEQUÍA TOTAL, se están tomando medidas sobre ello y hay un programa de ahorro de agua en las ciudades.

TAMBIÉN HAY UNA SEQUÍA terrible en la iglesia de Cristo de líderes, de gente madura, crecida, que ame a Cristo y sirva a su cuerpo que es la iglesia. Escuchamos de gente que iba a la iglesia y han vuelto al mundo, otros caen en pecados y rompen sus votos matrimoniales, otros son débiles y “enanos”, nunca crecen; la sequía en California la puede solucionar en parte este invierno, pero la sequía de líderes solo la soluciona el individuo que decide tomar la cruz de Cristo y negarse al mal. Nos faltan creyentes que amen a Jesús ante todo, esposos que amen a sus esposas, a sus hijos; esposas que amen a sus esposos, obreros que no se rindan ante la tentación de la carne, el mundo y el dinero.

Nota del editor: En general en la iglesia del Señor se necesitan líderes y obreros que sean verdaderamente fieles a Dios, a sus autoridades y a la congregación donde Dios les ha puesto y donde sirven.

“Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” (1 Juan 2:17)

Fiel, fidelidad.

1. La fidelidad de Dios en el AT tiene un énfasis doble. Primero, él es absolutamente confiable, firmemente constante y no dado a arbitrariedades o caprichos. Su fidelidad es grande (Lm. 3:23), extensiva (Sal. 36:5), y duradera (Sal. 100:5). Se usan dos palabras para describir este atributo: ʾĕmet (que generalmente se traduce por «verdad», es decir, lo que es digno de confianza, y «fidelidad») y ʾĕmûnāh (que se traduce comúnmente por «fidelidad»), ambas derivadas de ʾmn que se refiere a una «firmeza», «fijeza». El nombre Roca (Dt. 32:4, 15; Sal. 19:14, etc.) representa esta firmeza.

Segundo, la fidelidad de Dios se revela en la lealtad de su pacto (Dt. 7:9), su amor siempre constante (ḥesed, que se traduce generalmente «misericordia» o «bondad»). La frecuente combinación de ḥesed y ʾĕmet (Gn. 24:27, 49; Ex. 34:6; Sal. 40:11, etc.) indica que ḥesed señala a una preocupación determinada y casi obstinada hacia su pueblo y pacto (cf. Sal. 136). Sigue leyendo “Fiel, fidelidad.”

La lealtad

La lealtad es un distintivo de los hijos del reino de Dios, por lo tanto los desleales pertenecen al reino de las tinieblas.

La lealtad implica compromiso, obediencia, sujeción, fidelidad. Los desleales no conocen esos términos sino que como en el caso de Tobías del libro de Nehemías tratan solapadamente o abiertamente de descarrilar (frenar, destruir, etc.) la obra de Dios, influenciados por los espíritus de las tinieblas o demonios.

Tú lector o lectora ¿Eres fiel?