La iglesia de Antioquía

Mapa1
De clic para ampliar la imagen

¿Cómo discernir lo que quiere el Señor y espera de Su Iglesia?

Un estudio de caso: La Iglesia de Antioquía

«El Espíritu Santo dijo: «Apártenme a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado». Así que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los despidieron» Hch. 13:1-3.

 Nos preguntamos cómo iglesia: ¿Cuál será el trabajo para el cual nos llama el Señor en los próximos meses, años, y qué nuevos desafíos pone en nuestras manos? ¿Cuál es la dirección y cómo debemos planificar? ¿A quiénes debemos elegir para la obra del ministerio? ¿Cómo serán los próximos anfitriones, líderes, pastores y misioneros transculturales? ¿Qué rol cumplen los demás miembros? Seguir leyendo «La iglesia de Antioquía»

¿Qué es avivamiento?

Recibí del pastor Manolo Urrutia (Ministerios Cosecha) el siguiente artículo:

1. QUE ES AVIVAMIENTO

El avivamiento no es más sino la vida en abundancia que un cristiano expresa desde su interior por medio del Espíritu Santo, dando así cumplimiento a la palabra de nuestro Señor Jesús que dijo: El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior brotaran ríos de agua viva.  Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en el, pues aun no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aun glorificado.  (San Juan 7:38,39)

2. COMO SE INICIA UN AVIVAMIENTO

El avivamiento se inicia por medio del derramamiento del Espíritu Santo, sin ese paso puede que exista conocimiento bíblico, conocimiento profundo de las Escrituras, pero no hay avivamiento.  Cuando Jesús vino había mucho más que conocimiento de las Escrituras; había ritos, ceremonias, tradiciones, etc. pero no existía avivamiento.  No confunda usted el conocimiento de las Escrituras con avivamiento.  El avivamiento solo lo produce el Espíritu Santo.  Por supuesto que es importante el conocimiento, sin embargo nunca sustituirá al Espíritu Santo en nuestra vida.  Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablaran.  (Hechos 2:4)

3. PARA QUIENES ES EL AVIVAMIENTO

Es una promesa para los que buscan de Dios por medio de la oración, y sin duda que allí entra también periodos de ayuno, el apartarse para recibir de Dios instrucciones, siendo necesario que el vaso sea quebrantado para apartarlo de pensamientos humanistas, mundanos y ser enteramente consagrado al servicio de Dios.  Nunca habrá un avivamiento sin oración, búsqueda y santidad.  Dios busca vidas que se aparten para él, así podrá el revelarle sus planes.  Nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la Palabra. (Hechos 6:4)

4. REUNIONES DE AVIVAMIENTO

Jamás se producirá un avivamiento por la fuerza humana.  Lo que vemos hoy día es un poder de la publicidad, propaganda por medio de radio, prensa, televisión, etc. Llamando a las gentes a una reunión de avivamiento.  Se ha vuelto común el uso de la tecnología para estos llamados de parte de los cinco ministerios y cantantes; sin embargo Jesús nunca hizo uso de esos medios propagandísticos y tampoco los apóstoles, sino que fueran las señales, maravillas, sanidades, liberaciones de opresiones satánicas que hicieron que las gentes buscaran la reunión de avivamiento. Toda la ciudad se agolpo a la puerta y sano a muchos que padecían de diversas enfermedades, y echo fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque lo conocían (San Marcos 1:34).

¿Por qué es necesaria la comunión con el Espíritu Santo?

¿Por qué la comunión con el Espíritu Santo?

2ª. Corintios 13:14

Introducción:

La regeneración o nuevo nacimiento es lo primero, luego para el creyente es la promesa del Padre o derramamiento del Espíritu según lo que dice Joel 2:28. Todos los que en Hechos recibieron la promesa del Padre hablaron en otras lenguas según el Espíritu les daba que hablasen y además se manifestó el don de profecía. Hablar en lenguas no es en sí mismo la plenitud del Espíritu, pero como lo confirman las Escrituras, las lenguas son la señal externa sin excepción, entre otras, siempre presente de que una persona ha sido bautizada en el Espíritu Santo y ha recibido poder para testificar de Cristo.

Seguir leyendo «¿Por qué es necesaria la comunión con el Espíritu Santo?»