Publicado en Biblia, Teología

10 razones para hablar en lenguas

Escrito por Bill Hamon

1. La manifestación que vino con el don del Espíritu Santo fue de hablar en lenguas. No fue viento, fuego, ruido ni la sensación de la presencia de Dios lo que sirvió de evidencia de haber recibido este don, sino un lenguaje espiritual. Los creyentes comenzaron a hablar en lenguajes espirituales que no entendían. Fue plan de Dios que el don funcionara como un lenguaje espiritual para sus hijos (Hechos 2:4, 11; 1 Co 14:2).

2. Jesús ordenó que recibiéramos el don del Espíritu Santo. Cuando Jesús le encargó a los discípulos que esperaran en Jerusalén hasta que recibieran la promesa del padre, Él no dijo: “Hagan esto si se sienten guiados a hacerlo o si encaja en sus creencias doctrinales o denominacionales, o si tienen tiempo o si se sienten inclinados a hacerlo o si se sienten cómodos al respecto”. ¡No! Jesús les ordenó que esperaran hasta que reciban el don del Espíritu Santo. Desde que Jesús le dio  tanta importancia a que recibieran este don, esa es una razón suficiente para que cada cristiano busque de Dios hasta recibirlo también (Hechos 1:4; 5:32; Juan 14:16-17; Efesios 5:18). Sigue leyendo “10 razones para hablar en lenguas”

Publicado en Biblia, Vida y superación

Bautismo en agua

bautismoDespués de haber aceptado a Jesús, el siguiente paso es bautizarse en agua. Esto debe ser lo más pronto posible y se hace por obediencia y no por sentimientos. Este es el compromiso serio del discípulo para apartarse del mundo, del pecado y la inmoralidad.

Es el compromiso de vivir una vida recta, de buenos frutos y buen testimonio.

– No más viviendo en los “placeres de la carne”

– Abandonar todo vicio.

– Separarse de las malas amistades y de las impías que le inducen a volver al pecado.

– Romper con las ataduras de inmoralidad.

– Vivir una vida de inspiración.  No se trata de que “yo soy joven” y el mundo ha cambiado y por ello sigo en los deseos de mi carne, hombre caído, animal, vieja criatura, y levadura de pecado.

Algunos dicen “Yo ya acepte” pero sus frutos no son de una vida arrepentida; deben los tales avergonzarse y aprender a vivir para el Señor que los ha salvado, de lo contrario están viviendo una vida de engaño y grande será su sorpresa ante Dios que juzgara a vivos y muertos.

Publicado en Biblia, Vida y superación

Eficaces en el Reino

Para ser eficaces en el servicio a Dios y establecer el Reino (en la tierra) se necesitan tres cosas:

  1. Caminar con Dios en una relación personal y no anteponer nada delante de Dios en nuestros corazones (él siempre debe tener el primer lugar).
  2. Conocer las esferas de autoridad del Reino de Dios y caminar de acuerdo a ellas.
  3. Caminar en el dominio que Dios nos ha dado en su reino (Romanos 12:3). Cada quien debe ejercer su función asignada con responsabilidad, con y debajo de autoridad.