Las metas en la vida. III

Pastor Enrique Juarez

por Enrique Juárez.

Alguien dijo: “La diferencia entre un sueño y una meta es una fecha”. Es decir que las metas reales deben tener una fecha de cumplimiento. Como ejemplos: Dentro de dos años llegaré a tener ahorrados $500.00. Bajar el nivel de azúcar en mi cuerpo un 30% en 6 meses. Ya con las metas fijadas hacer el plan o curso de acción y manos a la obra.

Eliminar las expectativas o metas irrazonables y concentrarse en lo demás (Eclesiastés 9:10). Debe saberse y comprenderse que también hay una gran diferencia entre fe y presunción. La fe está enraizada en nuestro espíritu por medio del Espíritu Santo, la presunción (jactancia) forma parte de la vanagloria de la vida. Sigue leyendo

Aptitud y actitud

Pastor Enrique Juarezpor Enrique Juárez

Introducción:

Dios por medio de una palabra profética le dio promesas a Timoteo, sin embargo el Apóstol Pablo le invito a esforzarse para alcanzarlas: “Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia” (1 Timoteo 1:18). Dios nos ha hecho aptos para obtener las promesas ofrecidas en Su Palabra, pero, tristemente decirlo la mayoría de creyentes no las alcanzan debido a su actitud. Sigue leyendo

Siembra, cosecha y hábitos

Según dicen los especialistas, en las ciencias de la conducta, se requiere de repetir una acción por cerca de 30 días consecutivos, para empezar el proceso de convertirla en un hábito, cerca de 30 meses para cimentarlo. Y se requiere de 10,000 horas de práctica para alcanzar un alto nivel competitivo o de excelencia.

Toda acción repetida genera un resultado, no en el presente, sino en el futuro. Una persona cosechará el día de mañana (a mediano y largo plazo) lo que siembra hoy (su presente) dependiendo de sus hábitos de conducta.

Debe entenderse que los buenos hábitos son difíciles de introducir, en el proceso de implementación se convierten en rutina y sus efectos se van acumulando con el tiempo. No son cambios radicales, no existen veredas ni caminos cortos, son procesos a largo plazo. Además sus resultados son a largo plazo, pero altamente satisfactorios.

“Josué no conquistó la tierra prometida en una semana ni después de una espera de pocos días para iniciar la conquista”.