Categoría: Literatura

Amén o amen

Definiciones:

Amén: Palabra bíblica, (de origen hebreo) que indica confirmación y afirmación, así sea o así es. Ejemplo: “Bendito sea Jehová Dios de Israel, de eternidad a eternidad. Y dijo todo el pueblo, Amén, y alabó a Jehová” (1 Crónicas 16:36 RVR1960).

Amen: Tercera persona plural (ellos/ellas/ ustedes) del presente subjuntivo. Ejemplo: “A los maridos presentes se les invita a que amen a sus mujeres”.

Cuatro veces salvo

cuatro-veces-salvoLibro recomendado de la semana: Cuatro veces salvo.

Reseña.

En este libro Arthur W. Pink escribe sobre el importante tema de la salvación. Todo ser humano debe ser rescatado de cuatro aspectos del pecado: el placer del pecado, la pena el pecado, el poder del pecado y la presencia del pecado.

Dice el autor en la introducción: “En 1929 escribimos un libro titulado A Threefold Salvation (Una salvación triple), basado en la instrucción que habíamos recibido durante nuestra infancia espiritual. Al igual que la mayor parte de aquella temprana enseñanza, esta era defectuosa por ser inadecuada. Al continuar nuestro estudio de la Palabra de Dios, nos ha sido concedida más luz sobre este tema – sin embargo, cuán ignorantes somos aún – y esto nos ha hecho ver que, en el pasado, habíamos comenzado en un punto equivocado, porque en vez de comenzar por el principio, comenzamos casi por el medio. En vez de ser triple la salvación del pecado, como entonces suponíamos, ahora percibimos que es cuádruple. Qué bueno es el Señor al concedernos más luz y, sin embargo, es ahora nuestro deber andar en ella, y, según la Providencia nos proporcione la oportunidad, darla a los demás. Quiera el Espíritu Santo en su gracia de tal manera dirigirnos que Dios sea glorificado y su pueblo edificado”.

Contenido

  • Capítulo 1: Salvación del placer del pecado.
  • Capítulo 2: Salvación de la pena del pecado.
  • Capítulo 3: Salvación del poder del pecado.
  • Capítulo 4: Salvación de la presencia del pecado.

La zorra y las uvas

lazorraylasuvasLa zorra y las uvas (Αλώπηξ και βότρυς) es una de las fábulas atribuidas a Esopo y recontada por Babrio, Fedro, Jean de La Fontaine y Félix María Samaniego.

Era una tarde muy soleada y calurosa. Una zorra, que había estado cazando todo el día, estaba muy sedienta.

 “Cómo me gustaría encontrar agua”, pensó la zorra.

En ese momento vio un racimo de uvas grandes y jugosas colgando muy alto de una parra. Las uvas parecían maduras y llenas de zumo. “¡Oh, oh!” dijo la zorra mientras la boca se le hacía agua. “¡El zumo dulce de uva saciará mi sed!”.

La zorra se puso de puntillas y se estiró todo lo alto que pudo, pero las uvas estaban fuera de su alcance. No queriendo abandonar, la zorra tomó impulso para alcanzar las uvas. Fue inútil, no pudo alcanzar las uvas. Sigue leyendo “La zorra y las uvas”