Domingo sensacional

Ayer (7 de Mayo) celebramos la Mesa del Señor (Santa Cena) en la iglesia; fue motivo de gozo ver participar a los nuevos miembros que fueron bautizados hace dos semanas, además participar junto a los hermanos de este sacramento en memoria de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Luego del servicio junto a la familia fuimos por un rato a la casa a comer algo y después nos dirigimos al Moody Coliseum de la Southern Methodist University (SMU).

Acudimos a este pues Liz mi hija mayor se graduó como Enfermera Asociada, y en el Moody Coliseum se llevó a cabo el acto de graduación; gracias a Dios Liz está obteniendo los frutos de su estudio. Fue impresionante ver a los graduandos ataviados con sus togas y distinciones, contemplar su emoción y satisfacción luego de los esfuerzos y sacrificios a través del tiempo.

Luego de los actos de graduación juntamente con la familia felicitamos a Liz y a Carolina su compañera oriunda del Brasil, este par de chicas verdaderamente trabajaron duro para obtener su titulo y esperamos que sigan cosechando éxitos.

Entre dimes y diretes.

Hola a todos, espero la estén pasando bien. Mañana terminamos una semana laboral más; día de paga para muchos, para otros se intensificará el trabajo por las actividades en la iglesia o porque trabajarán el fin de semana. El lunes próximo es 1 de Mayo, día de expectativa para la comunidad hispana pues aun no se sabe que resultado tendrá el llamado al boicot programado. Hay temor por las represalias que podrían darse a los participantes, ya sean trabajadores, estudiantes, etc. Esto puede minimizar la participación de los invitados al mencionado evento.

La expectativa crece ante la falta de una política federal coherente para resolver la situación de los indocumentados. Aunque se han pronunciado al respecto algunas personalidades de la política nacional (Estados Unidos) no hay nada concreto al respecto. Lo que si pesa sobre el ambiente es la resolución pasada del Congreso para pasarla y convertirla en ley, lo que criminalizaría a los indocumentados si esta se convierte en ley nacional. Aunque esta tiene que pasar por el Senado y de ser aprobada pasar ante el Ejecutivo para su promulgación o veto, la amenaza se cierne sobre muchas personas.

Esperamos que las cosas se resuelvan favorablemente para la mayoría de personas involucradas, lo que puede esperarse es que las personas que ya tienen determinado tiempo en este país van a tener un trato preferencial y los recién venidos van a tener que aceptar las resoluciones que seguramente no les van a ser favorables. Si hay oportunidad para todos, enhorabuena. ¿Qué hacer como cristianos? Orar por esta tierra, como nos indica la Escritura para que haya sanidad y paz para ella; vivir en esta gran nación dando testimonio con nuestras acciones de que somos buenos vecinos.  

Simonía moderna

La palabra Simonía deriva de Simón el Mago, quién pretendió comprar al apóstol Pedro el poder para impartir bendición y unción al imponer las manos (Hechos 8:9-24).

Simonía es tratar los bienes espirituales como si fuesen propiedad de los hombres. Se equipara lo espiritual a lo material y por ende se comercia con cosas santas.

La simonía se diferencia de los diezmos u ofrendas para el sustento de los ministros y de las actividades propias de la Iglesia. Cristo dijo: «Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario» (Lucas 10:7).

Saco esto a colación debido a lo que se ve y oye en la televisión y radio con programas supuestamente “cristianos y evangélicos”; el propósito de estas personas es obtener recursos financieros para sostener la supuesta “visión de Dios” que ellos dicen representar, ofrecen a cambio de las aportaciones, siembras, etc. oración para que las personas reciban milagros, sanidades, prosperidad e inclusive el arreglo migratorio que necesitan o que algún familiar salga de la cárcel.

Es inaudito pero vi por unos breves minutos anoche uno de estos programas y me sorprendí grandemente cuando el supuesto “predicador” dijo que incluso si los cristianos, nacidos de nuevo, no siembran, aportan o pactan pueden perder hasta su salvación. Es obvio entender que se refería a que aporten generosamente o con lo que puedan para sostener la actividad que ellos realizan, inclusive usando sus tarjetas de crédito promoviendo más el vicio del endeudamiento.

Martín Lutero uno de los grandes reformadores se dio cuenta de los efectos de ofrecer indulgencias a los feligreses. Una indulgencia es la remisión (parcial o total) del castigo temporal que aun se mantenía por los pecados después de que la culpa había sido eliminada por absolución. Cualquier persona podía comprar una, ya fuera para sí misma o para sus parientes muertos que permanecían en el purgatorio. El fraile dominico, Johann Tetzel había sido comisionado para viajar a través de los territorios episcopales del Arzobispado de Alberto de Maguncia promoviendo y vendiendo indulgencias para la renovación de la Basílica de San Pedro en Roma.

Lutero vio este tráfico de indulgencias como un abuso que podría confundirlos y llevarlos a confiar simplemente en las indulgencias dejando de lado la confesión y el arrepentimiento verdadero. Lutero predicó tres sermones contra las indulgencias en 1516 y 1517. De acuerdo a la tradición local, el 31 de octubre de 1517 se clavaron las 95 tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg como una invitación abierta a debatirlas. Las tesis condenaban la avaricia y el paganismo en la Iglesia como un abuso y pedían una disputa teológica en lo que las indulgencias podían dar.

Podrán decir que la venta de indulgencias, la simonía y lo que ellos practican actualmente son cosas muy diferentes pero el principio es el mismo: recibir dinero a cambio de favores de tipo espiritual. Es tiempo de advertir al pueblo de Dios sobre esta práctica antibíblica; los defensores de la misma hablan de la supuesta prosperidad que poseen (no sabemos cuan endeudados están), igual que Roma en los días de Lutero, había opulencia en el clero pero además coexistía con ella una gran inmoralidad. Igual en nuestros tiempos, sólo que de una manera más sofisticada; recordemos que: “porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1ª Timoteo 6:10).