El contexto

predicación

El contexto

Se cuenta el caso de la mujer que gustaba especialmente la lectura de la Biblia, porque tenía “tantos textos bonitos”.

Parece que algunas personas la leen así, esperando encontrar algún “texto bonito”. A tales lectores, parece no importarles el lugar donde encuentran las palabras, ni la conexión que tengan con el resto del pasaje. Esa conexión puede ser para ellos palabras sin importancia, o difíciles de entender.

Naturalmente, este tipo de lectura conduce a mucho mal entendimiento; porque la conexión de los versículos con el pasaje donde ocurren, es lo que les da su significado verdadero. Sigue leyendo

El Evangelio según San Juan.

discipulo

Se considera como autor al apóstol Juan, uno de los “hijos del trueno”. Se le ha adjudicado dicha autoría desde la época de los Padres de la iglesia.

Concuerdan en este aspecto Tertuliano, Clemente de Alejandría e Irineo entre otros.

Este evangelio es posterior a los otros Evangelios pero no más allá del año 90. El autor, Juan hermano de Jacobo, estuvo presente durante la crucifixión de Cristo y se le adjudicó el cuidado de la madre de Jesús. Fue el primero en creer en la resurrección del Señor asimismo fue el primero en reconocerlo en la playa del mar de Galilea. Sigue leyendo

El afán y la ansiedad.

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

En los versículos anteriores (25-32) Jesús no prohíbe que planeemos o proveamos para el día de mañana. Sin embargo, advierte sobre el afán (deseo desmedido) y la ansiedad (que produce inquietud, preocupación, inseguridad, excitación). El afán y la ansiedad perturban el gozo y la paz; la ansiedad es un resultado de la falta de fe en Dios. Los “gentiles” ahora en estos días son las personas (no judíos y no creyentes) que no creen en Dios y en Su Palabra, vemos que la característica de estas personas (no creyentes) es la preocupación.

Mateo 6:33 nos invita a que en nuestra lista de prioridades o de valores siempre pongamos a Dios y a la práctica de la Palabra de Dios en primer, luego planear, hacer o realizar las tareas cotidianas. Entonces las cosas que se mencionan en los versículos del 25 al 32 serán añadidas, note que este verso no dice todas las cosas que uno pueda imaginar o desear, habla básicamente de el alimento y el vestido necesarios para la vida.