La oración eficaz

Texto: Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones. Filemón 4 RVR1960.

Introducción. En este pasaje encontramos tres partes fundamentales de una oración: acción de gracias, intercesión y petición. En realidad, estos elementos se dan incidentalmente en la carta de Pablo a Filemón. Sin duda, para Filemón fue una agradable sorpresa saber que el Apóstol Pablo le recordaba habitualmente en sus oraciones. De alguna manera, muchos cristianos están siendo ayudados, aun sin saberlo, por las oraciones de otros. Los discípulos le preguntaron a Jesús cómo debían de orar, de ahí la lección del Padre Nuestro.

I.    Acción de gracias, una parte necesaria de laoración: Doy gracias siempre a miDios. Si se omite esta parte, se demuestra ingratitud y nuestra devoción podríaser inaceptable delante de Dios. “Entradpor sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle,bendecid su nombre” (Salmos 100:4).

1.   Debemos agradecer a Dios por su misericordia para con nosotros y otros en el pasado.

2.   Debemos reconocer lo que está haciendo hoy.

3.   Debemos dar gracias porque seguirá obrando en el futuro. Nuestro servicio no será realmente una devoción si hace falta este elemento.

II.  Intercesión[1]por otros: Haciendo mención de ti en mis oraciones.

1.   Es nuestro deber cristiano interceder los unos por los otros. Es así que se demuestra la verdadera comunión (Efesios 1:16).

2.   La intercesión no está limitada a nuestros seres más queridos ni a nuestros amigos más cercanos.

3.   La oración sin intercesión es egoísta. Puede ser que por esto muchas de nuestras oraciones no sean contestadas.

III. Las peticiones personales.

1.   El hijo de Dios tiene acceso a solicitar de Dios la satisfacción de sus necesidades (Mateo 6:11).

2.   El peligro es que las peticiones personales lleguen a ser el centro de nuestras oraciones (Stg 4:3).

3.   A medida que el cristiano va madurando aprende a orar por la satisfacción de sus necesidades espirituales, no tanto por las temporales. Primero el reino de Dios y su justicia (Mateo 6:33).

Conclusión. Una oración eficaz delante de Dios es aquella que incluye acción de gracias, intercesión y peticiones personales.


[1] En general, la acción de uno que busca el bien de otro, interviniendo en su favor, para conseguirle un beneficio, perdón, etc.