Problemas de una ciudad en crecimiento.

Hay mucha inconformidad en el municipio de Quetzaltenango, Guatemala, contra la actual Corporación Municipal, debido a la falta de solución a una diversidad de problemas, los cuales por cierto datan de muchos años atrás, y que en estos tiempos parecen agravarse.

Faltan dos años para las próximas elecciones y casi el mismo tiempo para que termine el período reglamentario de gobierno de la actual corporación. Ante esta premura de tiempo debemos señalar que los problemas de la otrora señorial Ciudad de los Altos o Ciudad de las Cumbres no van a resolverse en tan corto tiempo. Y ya no es tiempo para seguir esperando, “no se le pueden pedir peras al olmo”.

¿Qué puede hacerse? Seguramente hay muchas respuestas, unas valederas y otras no, nada debería descartarse hasta que estas, realmente sean examinadas, calificadas o aprobadas. Siempre es bueno contar con una “lluvia de ideas”. A grandes rasgos una opinión:

Las personas realmente interesadas en el rescate y desarrollo de la ciudad, sin ánimo de otras cosas, como la de obtener ganancias deshonestas, podrían organizarse en un comité cívico para participar en las próximas elecciones presentando una planilla a los vecinos de Quetzaltenango (Ley Electoral y de Partidos Políticos, Art. 99).

¿Qué calidades debería presentar la planilla? Hay muchas, pero independientemente de lo que indican las leyes respectivas, por lo menos el candidato a alcalde y posible sucesor en un determinado momento deben ser personas con capacidades probadas de liderazgo, que tengan nociones de administración de empresas o carrera afín, que hayan demostrado esas dotes en otras facetas del diario vivir. Además deberán ser personas solventes económicamente y de reconocida honorabilidad. Meritocracia y no cleptocracia.

Los candidatos a síndicos, concejales también deberán ser personas idóneas, en cuanto a sus calidades como personas y en cuanto a sus habilidades técnicas o académicas. Ya no es el tiempo de que al Concejo Municipal lleguen personas porque son “buena gente” y asistan solamente a levantar la mano o para poder cobrar las dietas.

La planilla a presentar debería conocer de gestión en el quehacer municipal por lo menos en estas áreas: gestión financiera, gestión en el área social o de grupos vulnerables, servicios de infraestructura, educación y de salud. Que además tengan iniciativas modernizadoras para modificar procedimientos internos, y que motivados por el alcalde puedan trabajar en equipos para romper la burocracia municipal.

Además deben conocer desde ya y a profundidad el reglamento municipal de la ciudad, conocer el POT de Quetzaltenango, la interrelación con el Infom, la Contraloría de Cuentas, con diferentes dependencias o asociaciones relacionadas con el gobierno central y con los vecinos de la ciudad, etc. En las interrelaciones mencionadas pueden producirse “cuellos de botella”.

Deben tener un diagnostico real de los problemas de la ciudad, escrito, no solamente es de decir hay muchos baches, sino cuántos, dónde, por qué, desde cuándo, qué puede hacerse, etc.

Deben de conocer el presupuesto general de ingresos y egresos de la Municipalidad del año en curso, el de los últimos 3 años, para ver e interpretar las desviaciones de los mismos, así como el planificado a ejecutar el próximo año. Conocer los diferentes estados financieros de la Municipalidad, entre ellos el balance general, el estado de resultados, y hacer un debido análisis e interpretación de los mismos; debe conocerse lo que adeuda la Municipalidad y lo que le adeudan, es valedero también responder a preguntas como: cuánto, por qué, desde cuándo, etc.

Podría para ciertos fines clasificarse a una municipalidad como una organización de servicio sin fines de lucro pero también sin fines de pérdida.

Que Dios les bendiga.