Reglas de interpretación bíblica I.

Antes de iniciar, algunos términos que se emplearán.

Texto. (Del lat. textus). m. 1. Enunciado o conjunto coherente de enunciados orales o escritos. || 2. Pasaje citado de una obra escrita u oral.

En el caso del estudio bíblico un texto abarca desde un versículo, un capítulo, un libro o epístola. Aunque frecuentemente los predicadores utilizan un versículo o unos cuantos versículos para la preparación y posterior predicación de un sermón o enseñanza.

“Un texto es una composición de signos codificados en un sistema de escritura (como un alfabeto) que forma una unidad de sentido. Su tamaño puede ser variable.

También es una composición de caracteres imprimibles (con grafema, los grafemas son las unidades mínimas de la lengua escrita. Son modelos que se construyen en la mente del usuario de la lengua  y, al igual que los fonemas, distinguen significados, llamamos letras a la representación individual y única  de los grafemas que cada usuario realiza) generados por un algoritmo (conjunto ordenado de operaciones) de cifrado que, aunque no tienen sentido para cualquier persona, sí puede ser descifrado por su destinatario original. En otras palabras, un texto es un entramado de signos, en nuestro caso letras, con una intención comunicativa que adquiere sentido en determinado contexto.

Las ideas esenciales que comunica un texto están contenidas en lo que se suele denominar «macro proposiciones», las cuales unidades estructurales de nivel superior o global, que otorgan coherencia al texto constituyendo su hilo central, el esqueleto estructural que cohesiona elementos lingüísticos formales de alto nivel, como los títulos y subtítulos, la secuencia de párrafos” (1).

Contexto. (Del lat. contextus). m. 1. Entorno lingüístico del cual depende el sentido y el valor de una palabra, frase o fragmento considerados. || 2. Enredo, maraña o unión de cosas que se enlazan y entretejen.

“El término contexto (del latín: contextus; conocido también como contexto material y contexto abstracto o simbólico), es el conjunto de circunstancias (materiales o abstractas) que se producen alrededor de un hecho, o evento dado, que están fiablemente comprobadas; en los testimonios de personas de reputación comprobada por medio de la voz humana, mensaje hablado, escrito, grafías antiguas, manuscritos antiguos, en piedra, cartas, documentos, libros de historia, periódicos, internet, tv, radio, medios audiovisuales modernos u otros, y transmitidas, sin distorsión a los sentidos (de la razón, vista, oído, gusto, tacto u olfato) de las personas del futuro” (2).

La Ley Del Contexto.

El contexto puede ser alguna porción bíblica que está relacionada con el contenido del texto bíblico que es motivo de interpretación, y que en consecuencia contribuye a una clara comprensión de su enseñanza.  El contexto puede ser:

  1. El contexto inmediato .- Este está integrado por los versículos que están antes y después del texto que se estudia.
  2. El contexto remoto o más distante .- Está integrado por todas las porciones bíblicas más remotas en relación con el texto que se interpreta. Tiene los siguientes matices:
    1. Todo el libro donde se encuentra la porción motivo de interpretación.
    2. Todos los libros o epístolas escritos por el mismo autor del texto.
    3. Toda la Biblia en general.
  3. El contexto bíblico histórico.-  En muchas oportunidades conocer el entorno histórico, es decir, las costumbres y condiciones de la época bíblica arroja más luz sobre el texto objeto de nuestra interpretación.

Regla fundamental.

La Biblia es su propio intérprete. Ella no requiere de defensas o argumentos a favor de lo que enseña. La Biblia es explicada por la misma Biblia.

(1). Wikipedia.

(2). Wikipedia.