Siervo escogido.

Jesús nos enseña a como tener paciencia con las personas, muchas de ellas están muy lastimadas o amargadas, son llamas que humean, es decir están deprimidas o debilitadas. “La caña cascada no quebrará, y el pábilo que humea no apagará, hasta que saque a victoria el juicio” (Mateo 12:20).