El afán y la ansiedad.

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

En los versículos anteriores (25-32) Jesús no prohíbe que planeemos o proveamos para el día de mañana. Sin embargo, advierte sobre el afán (deseo desmedido) y la ansiedad (que produce inquietud, preocupación, inseguridad, excitación). El afán y la ansiedad perturban el gozo y la paz; la ansiedad es un resultado de la falta de fe en Dios. Los “gentiles” ahora en estos días son las personas (no judíos y no creyentes) que no creen en Dios y en Su Palabra, vemos que la característica de estas personas (no creyentes) es la preocupación.

Mateo 6:33 nos invita a que en nuestra lista de prioridades o de valores siempre pongamos a Dios y a la práctica de la Palabra de Dios en primer, luego planear, hacer o realizar las tareas cotidianas. Entonces las cosas que se mencionan en los versículos del 25 al 32 serán añadidas, note que este verso no dice todas las cosas que uno pueda imaginar o desear, habla básicamente de el alimento y el vestido necesarios para la vida.