Salmo 128

autocompress1399216852775por Enrique Juárez

“Bienaventurado todo aquel que teme a Jehova, que anda en sus caminos. En su trabajo le irá bien y será prosperado. Su matrimonio será exitoso y sus hijos bendecidos. El Señor le bendice desde su morada, y a sus nietos también. Mirará a Israel y Jerusalén con bendición.” (Salmo 128).

Este salmo es una bendición sacerdotal, que nos muestra las bienaventuranzas por temer (respetar, honrar) a Dios y obedecer su Palabra (andar en sus caminos).

A. Condiciones para recibir las bienaventuranzas (bendiciones):

  1. Temer a Dios, es decir respetarle (Proverbios 1:7).
  2. Andar en sus caminos, es decir no solamente leer y entender la Palabra de Dios sino ponerla por obra (obedecerla).

B. Bienaventuranzas (bendiciones):

  1. Ser fructifero en el trabajo y ser promovido.
  2. Tener un matrimonio estable y un hogar prospero.
  3. Un matrimonio que no experimentará divorcios.
  4. No habrá esterilidad, tendrán hijos e hijas.
  5. Los hijos serán bendecidos (prosperos) espiritual y materialmente.
  6. Dios bendecirá constantemente desde los cielos.
  7. La bendición alcanzará hasta los nietos.
  8. Además de las bendiciones espirituales y terrenales habrá una recompensa tangible en los cielos nuevos y la tierra nueva para los creyentes fieles.
  9. El remanente judío que será salvo verá la restauración total de Israel y de su capital Jerusalén.

¡Aleluya!