Spoudé: la llave a la dirección celular eficaz

coach_JoelcomiskeyPor Joel Comiskey

Cuando doy los seminarios celulares alrededor del mundo, una sesión particular ha surgido como una sesión favorita — la sesión sobre la diligencia.

En esa conferencia, yo resalto las numerosas ocasiones que la palabra griega spoudé (diligencia) se usa en la Biblia (por ejemplo, 2 Timoteo 2:15, 2 Pedro 3:12-14, Hebreos 4: 10,11, etc.).

¿Por qué será que esta sesión sobre spoudé es tan bien recibida? Porque anima a los líderes a enfocarse, no en esas áreas más allá de su control (por ejemplo, el talento, los dones, la educación, o la personalidad) sino de enfocar, en cambio, en trabajar duramente, que es algo que cualquiera puede hacer. Proverbios 14:23: « En toda labor hay fruto; Mas las vanas palabras de los labios empobrecen.» A los participantes de los seminarios se les recuerda que la persistencia y diligencia finalmente traerán sus resultados. ¡Spoudé!

Como todos sabemos, a menudo el ministerio nos desilusiona. Las estrategias nos juegan en contra. Las personas dicen que vendrán a la célula y a la celebración y no lo hacen. Justamente la semana pasada mi familia y yo fuimos a invitar a nuestro vecino para comer juntos y asistir a nuestro culto de celebración especial. Roland, originalmente de Texas, parecía estar cansado. “He estado en la autopista durante cuatro horas hoy. Por cierto, no voy a pasarme el tiempo del domingo en la iglesia. El tiempo del domingo es mío.” Recordamos cuántos abatidos «Rolands» viven en Moreno Valley (Valle Moreno). Pero el consejo de Pablo también me vino a la mente: «No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos» (Gálatas 6:9) Spoudé.

El ministerio en la cultura secular occidental es difícil. La iglesia no está creciendo y el ministerio no es nada fácil. Recuerde spoudé. Mi encuesta a 700 líderes celulares reveló dos razones claves para la efectividad del liderazgo: oración (individual y corporativa) y diligencia.

Siga orando, invitando, haciendo contactos y sembrando. Aunque Dios es soberano en el cielo y tierra, él espera que nosotros sembremos, plantemos y que lo volvamos a hacer. Él dará el crecimiento de maneras inesperadas según Su poder maravilloso.

Algunos de los pastores que estoy asesorando están en la fase de la plantación de su jornada de la iglesia celular. Otros han empezado a ver la luz del otro lado como el Centro Cristiano El Faro en Big Bear, (Oso Grande), California. En 2004 el Centro Cristiano El Faro realizó planes para multiplicar sus 17 células a 25. Finalizaron el año con 19 células, faltándoles 6 para alcanzar su meta. Pero el personal se negó a desviarse diciendo que «las células simplemente no funcionan en la modalidad de Big Bear». En cambio, ellos hicieron un análisis, las pusieron a punto, y siguieron adelante.

Thomas Alva Edison comentó en cierta oportunidad: «Muchos de los fracasos de la vida fueron porque las personas no comprendieron lo cerca que estaban por lograr el éxito cuando se rindieron.»

¿Qué hay de usted? ¿Seguirá esforzándose para seguir adelante, o se rendirá? Recuerde spoudé.

Anuncios