Paciencia y perseverancia

Se necesita entusiasmo para emprender o iniciar algo, pero se necesita paciencia y perseverancia para llegar al final. “Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios” (Lucas 9:62; RVR 1960).