El optimismo

optimistaEs necesario e importante ser optimista, ¿Cuál es el punto? El punto es este: uno decide o escoge ser una persona alegre o feliz, podemos decir que tanto la alegría como el optimismo son una elección, veamos que dice La Biblia al respecto: “Regocijaos en el Señor. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” (Filipenses 4:4). Si usted lee detenidamente este verso puede ver que nos invita repetidamente a gozarnos en Dios, pero deja claro que la decisión y elección es nuestra.

Las personas alegres, felices, contentas tienden a ver las cosas bajo el aspecto más positivo. Son entusiastas, tienden a tener menos problemas de salud y cuando padecen suelen salir más rápidamente de sus problemas o sobrellevan sus problemas apropiadamente. Además suelen ser personas emprendedoras, aceptan retos y trabajan con perseverancia para alcanzar sus metas o las metas corporativas. Las personas que han aprendido a regocijarse son menos críticas o mordaces.

Así que la invitación de hoy es: decídase a ser feliz, decídase a ser una persona alegre, positiva, optimista y su entorno cambiará favorablemente, tanto para usted como para los que le rodean.

La elección es de usted.

La imagen que acompaña a esta reflexión la tome prestada de un amigo de la Preparatoria. Pr. Enrique Juárez.

Anuncios