Ana mujer de oración y adoración.

Les comparto el bosquejo del sermón dominical del domingo 26 de Octubre de 2014.

Texto de estudio: 1 Samuel 1:1-28

Introducción:

Ramá (lugar alto) importante ciudad de la tribu de Benjamín. Cuna de Samuel, allí vivió y allí murió. Silo, (lugar de tranquilidad), ciudad de la tribu de Efraín. Centro religioso en días de Josué y de los Jueces. Elcana, padre de Samuel y esposo de Ana y Penina. Hombre consagrado a Dios, afable y pacífico. Tenía dos mujeres, la esterilidad y fecundidad entre ellas fue causa de tensión. Elcana buscó solución pacíficamente. Ana se refugia en la oración y confianza en Dios.

Contenido.
1. Ana ora pidiendo un hijo, vv. 9, 10.
2. Una oración silenciosa, v. 13.
3. Una oración con petición concreta, un hijo varón, v. 12.
4. Una oración “sin cesar”: largamente, v. 12.
5. Una oración comprometida: lo dedicaré…, v. 11.
6. Una oración de fe que cambió su vida: comió y no estuvo más triste, v. 18.
7. Ana obtiene su respuesta a la oración, vv. 19–28.
8. Se despide de Silo muy temprano con Elcana. Vuelve con regocijo a Ramá, v. 19.
9. Dios se acuerda de Ana, v. 20.
10. Volvieron a Silo para adorar y ofrendar, vv. 24, 25.
11. En el tiempo debido Ana oró y dedicó a Samuel con un canto de adoración, 1:26-28–2:1-10.
12. Un canto acompañado a la “dedicación” como ofrenda al Dios que la había oído y le había concedido el hijo. (Núm. 30:6–15). El verdadero adorador también es un dador alegre y agradecido.

Conclusión:
Para Dios no hay nada imposible, él sabe responder a nuestras oraciones cuando se hacen apropiadamente. Debemos de ser responsables en cumplir a Dios nuestros votos y promesas y reconocer que lo que Dios nos da al final todo es de él y nos lo da para que lo administremos.

Para ver video clic aquí.