Vuélvase a Dios

Debido a muchas circunstancias de la vida, incomprensiones o terquedad y rebeldía pueden llevar a alguien a que su relación con Dios se enfrié y sea así privado de su presencia y de las promesas que él tiene para su vida. Experimentará una vida apática, sin paz y gozo.

Sin embargo Dios es bueno y todavía estamos viviendo días de gracia en donde el inconstante, el cristiano pecador e impenitente (impío o creyente carnal) puede volverse a Dios y experimentar el perdón por sus pecados. Y así podrá disfrutar del amor, gozo, paz (que también se interpreta como prosperidad) y justicia que solamente Dios puede dar.

¿Qué debe hacer? Pida perdón a Dios, deje de hacer lo que no agrada a Dios y cambie además su forma de pensar, hágalo de acuerdo a la Palabra de Dios y no conforme a las ideas o pensamientos de las personas que no tienen temor (respeto) de Dios, aunque tengan etiquetas religiosas.

Lea la invitación que Dios le hace en Su Palabra:

“Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar (Isaías 55:6-7).

 

 

Anuncios