Conectando el Sermón con la Célula

coach_JoelFamilyWebJoel Comiskey

He escrito mucho sobre cómo las iglesias celulares conectan la enseñanza del domingo (o la enseñanza de mediados de semana, como en el caso de Elim) con la lección celular. Todas las iglesias celulares en mi investigación conectan su enseñanza de la reunión más grande con la lección celular. Pero, ¿sabías que esta práctica se remonta hasta 1666?

Fue durante ese año que Philipp Jakob Spener, el fundador del pietismo, fue llamado a pastorear en Frankfurt, Alemania. Él comenzó a celebrar reuniones religiosas en su casa, a las que llamó collegia pietatis (escuelas de piedad o santidad). En estos grupos en los hogares, él hacía una aplicación de sus sermones a la vida de sus miembros.

Spener, dirigió el primer grupo y luego creó las reglas y regulaciones para los nuevos grupos. A fin de que todos se involucraran, animaba a otros a abrir sus propios hogares para practicar el sacerdocio de todos los creyentes. Animaba a los que se encontraban presente a hacer preguntas y a aplicar las Escrituras, específicamente la enseñanza que habían escuchado el día domingo.

En 1675, Spener publicó su famoso Pia Desideria (Deseos Piadosos). Spener argumentó que los grupos pequeños eran necesarios porque las personas no estaban aprendiendo sobre la Biblia a través de los sermones dominicales convencionales. Él escribió lo siguiente:

La congregación no escucha el resto en lo absoluto, o sólo escuchan algunas cuantas frases o directrices que se mencionan en el sermón, sin poder comprender todo su significado a pesar de que hay algo importante en todo ello. . . La oportunidad de las personas para captar el significado de las Escrituras es muy poca, a menos que sea mediante textos que les son interpretados. E incluso tienen aún menor oportunidad de usar las Escrituras por sí mismos para su propia edificación según es lo requerido.

Es maravilloso predicar la Palabra infalible de Dios el domingo por la mañana. Pero muchos pastores son demasiado optimistas sobre qué tanto la congregación puede llegar en realidad a captar y poner en práctica. Los que escuchan a menudo asienten con su cabeza, dicen amén, y desean poner en práctica el mensaje, pero Satanás puede tan fácilmente arrebatar las verdades sembradas en sus corazones. Cuando una iglesia pone en práctica el mensaje a través de la lección celular, hay una mayor probabilidad de que los que están en la célula hablen de lo que han aprendido, y de hacerse responsables de aplicar los principios bíblicos.

Pero, ¿qué si una iglesia no tiene una reunión más grande? Algunos de los que leen este artículo podrían estar en la situación, de una nueva iglesia plantada, en la que no hay un servicio de celebración — sólo del grupo (s) pequeño. En tales casos, se tendría que crear la lección de forma independiente cada semana y no en base al mensaje de la mañana del domingo. Sin embargo, incluso en una situación de plantación de iglesias, el plantador está creando la lección para el grupo (s) y tiene un plan en mente, tanto para el contenido como para su aplicación.

A pesar que el movimiento de Spener fue finalmente suprimido unos veinticinco años más tarde, en su ciudad natal de Frankfurt; éste continuó influyendo en los moravos y en los metodistas, quienes a su vez provocaron el Gran Despertar del siglo XVIII. Y hoy en día la influencia de Spener continúa a través de las iglesias celulares.