Recompensas Eternas

coach_JoelcomiskeyPor Joel Comiskey

Las células en el verano suelen ser más pequeñas porque mucha gente está de vacaciones o deciden tomar “vacaciones” lejos del grupo celular durante el mes de verano. Esto puede ser desalentador tanto para los líderes celulares y pastores de la iglesia. ¿Por qué seguir liderando si sólo unos pocos van a aparecer? Permítanme compartir tres principios que le ayudarán a lo largo del viaje.

En primer lugar, no “desprecies el día de las pequeñas cosas” (Zacarías 4:10). A pesar de que sólo unas pocas personas se presentaron a la reunión del grupo celular del martes por la noche durante el verano – en lugar de las diez personas que normalmente se presentan, deja que Dios se mueva de una manera especial, entre los que están presentes. He dirigido grupos celulares por años, he descubierto que las personas son más propensas a abrirse al grupo y compartir más profundamente cuando los grupos son más pequeños.

En segundo lugar, cuando usted toma sus bien ganadas vacaciones, líder, no cierre el grupo, pida a otra persona del grupo que tome tu lugar. No van a dirigir exactamente igual que tú, ni tendrán los conocimientos o la experiencia, pero esa es la belleza de los grupos celulares. Los mejores líderes celulares son los facilitadores – ellos hacen que sea fácil para que otros puedan compartir y aplicar la Palabra de Dios. Y me atrevería a sugerir que pidas a cada persona del grupo para hacerse cargo de una parte del grupo celular. Se podría llevar el rompe hielo, otro el tiempo de oración, otro la lección. Otro podría traer refrescos, y así sucesivamente.

En tercer lugar, sigue adelante. No te rindas. Como Pablo dijo: “Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible” (1 Corintios 9: 25). Si usted dirige una célula, parte de un equipo celular, o un miembro de la célula, recuerda que Dios te ha llamado a ser fiel. Su recompensa está en el cielo. Usted está sirviendo al Rey Jesús y pronto va estar delante de su trono. No abandoné la células y las ovejas que el pastor le ha encomendado, “todo lo que el hombre sembrare eso cosechará” (Gálatas 6:7), Dios nunca invalidará Su Palabra.

La Escritura dice en Romanos 14:10-12: “Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.”

Hablé en una gran iglesia celular del Pastor Aluízio en el centro de Brasil hace unos años. El Pastor Aluizio me explicó la forma en que a menudo hablan de recompensas celestiales para motivar a los líderes celulares. Yo tuve un “momento de meditación” cuando escuché a Aluízio. Me di cuenta de nuevo de que el ministerio celular es ministerio voluntario y que la recompensa es eterna, no temporal.

Lo se, también aplica para las células en el verano. Dios está mirando y vamos a dar cuenta a él solamente.

Anuncios