La oración es la obra del ministerio

Por Rob Campbell, www.cypresscreekchurch.com

La oración es la obra del ministerio. Cuando vemos el fruto del ministerio siempre está arraigado en la oración.

En el Antiguo Testamento, los vigilantes se colocaron en el muro de la ciudad para la protección como una señal de alerta temprana para los ejércitos invasores. ¡Tú eres un vigilante de oración en el muro! Debemos servir con una actitud buena, alerta, y constante, sabiendo que somos obreros de Dios.

Quiero recordarte un aspecto de la oración: La oración no es simplemente hablar con Dios y escucharlo. La oración es una relación con Dios.

Creo que fue Henry Blackaby quien sugirió el siguiente proceso de la oración en nuestras vidas:

1. Dios toma la iniciativa para darme un deseo para orar.

2. El Espíritu Santo me revela la voluntad de Dios.

3. Yo oro en el Espíritu de acuerdo con la voluntad de Dios.

4. Ajusto mi vida a la verdad.

5. Debo ver y buscar la confirmación.

6. Obedezco.

7. Dios obra en mí y a través de mí para cumplir su voluntad.

¡Que seamos un pueblo de oración!