Oración: el punto de partida

Por Rob Campbell

John Wesley dijo una vez: “Dios no va a hacer nada en la tierra, excepto en respuesta a la oración de fe.” Piense como Cristo ejemplificaba la oración poderosa mientras que estaba en la tierra. Déjame pintar un cuadro para usted.

Usted ve a Cristo abrazando la roca manchada de sangre ubicado entre las raíces retorcidas de los olivos en el Huerto de Getsemaní. Su manto de oración está cubriendo su cabeza y su cabello oscuro sobre sus hombros. Él está orando. Usted está escuchando a sus oraciones. ¡Mientras que se acerca hacia Cristo, se oye su nombre! El Señor de los Señores, el Rey de reyes, el Creador, el Cordero de Dios está orando por ti. Usted está humillado, sorprendido y lleno de asombro y gratitud. ¡¡Cristo está orando por ti!!

Ahora, eso sería una experiencia increíble, ¿no es cierto? Pero la verdad es que Él está orando por usted como su intercesor principal y gran defensor, incluso ahora.

Un mensaje de la oración de Cristo por ti en el jardín es la siguiente: Es imposible perder el camino mientras que estamos de rodillas orando y dependiendo en Dios. Jesús es nuestro ejemplo. Su ministerio se puede describir como pasar de una casa de oración a la siguiente y en medio él hacía milagros entre el pueblo.

Cuando Cypress Creek Church se formó en 1993, sabía que tenía que encontrar a alguien que era comprometido y lleno de pasión para la oración. Cecilia Belvin vino a mi mente. Le invité para ser la pastora de oración–la primera persona tiempo completa en nuestra iglesia. He visto a Dios obrando a través de ella de una manera increíble en los últimos años. Ella ha desarrollado un equipo discreto, confidencial, y simplemente poderoso de guerreros de oración. Oración cubre la familia de la iglesia. Oración fluye libremente a través de las células. La oración es el punto de partida en el lanzamiento de las células y cada esfuerzo. Cecilia está escribiendo dos blogs este mes por JCG. ¡¡Debe leer lo que ella está escribiendo!!

Si quieres experimentar la transformación de la vida en la celebración y las células, recuerda que todo empieza con la oración e intercesión.