La Tentación de Desviarse de la Visión

mario_vegapor Mario Vega

El modelo celular de Elim siempre ha sido un atractivo para instituciones tanto cristianas como comerciales. Apenas habíamos comenzado a ser conocidos por nuestro trabajo celular cuando aparecieron las empresas comerciales que utilizan el sistema de ventas llamado “piramidal” o el “multiniveles”. Para ellos, ya no era necesario construir una estructura, la iglesia ya la tenía. Lo único que se debería hacer era implementar las ventas a través del modelo. Sus palabras fueron más o menos: “Sus líderes tendrán un trabajo que les dejará mucho tiempo libre para la iglesia, los supervisores vivirán holgadamente, los pastores de zona serán ricos y usted será millonario.” Ellos se sorprendieron y se molestaron mucho cuando les respondí que no estábamos interesados en vender jabón ni vitaminas y que yo tampoco tenía interés en ser millonario. El modelo celular es el ser de la iglesia con el propósito de cumplir la misión de Dios para un mundo que perece y no una maquinaria de ventas por catálogo.

Otras instituciones de inspiración cristiana que utilizan los grupos pequeños para colocar Biblias, libros y otros materiales impresos ven en Elim la gran oportunidad para colocar masivamente sus productos. Muchos de ellos son muy buenos, incluso los recomendaría… para aquellas iglesias que no tienen células. Sería una buena manera de comenzar. Pero, para un sistema maduro y bien establecido, con nuestros propios materiales y nuestra Ruta del Líder, sería un desvío el adoptar una modificación de ese tipo solamente por no saber decir NO a los amables hermanos encargados de distribuir esos programas.

Finalmente, están las instituciones que tienen tan nobles motivaciones que no pretenden vender sus materiales para grupos pequeños, los regalan y proveen lo necesario para la iglesia. No obstante, tienen una dificultad: son programas cortos de solo unas semanas. En cambio el modelo celular demanda programas que deben durar toda la vida. Es muy importante que el pastor sepa valorar si el adoptar algunos de esos materiales le beneficiará o si, por el contrario, le desviará de su objetivo. En nuestro caso, hemos preferido continuar con nuestros estudios ya programados y el resultado ha sido mucho mejor si hubiésemos adoptado un programa diferente por gratuito que sea. La clave de todo, es tener bien definida la visión y los métodos que se seguirán para alcanzarla. Es vital decir NO a todo aquello que nos aleje de ese propósito.