Parecidos

 Mi esposa me dio un cartel con la foto de dos perritos algo feítos pero idénticos. Se ven preciosos a pesar de que no son finos. El cartel lleva el dicho: “Cuando dos pasan mucho tiempo juntos, empiezan a parecerse”. ¿Cuántas veces se ha oído la historia de algún joven que se fue por mal camino debido a la influencia de sus compañeros? Lo mismo pasa con los adultos. Si nos juntamos con quienes van en otra dirección, empezamos a andar como ellos.
Dios quiere que su pueblo tenga una apariencia distinta. Sólo lo lograremos si nos reunimos con otros del mismo sentir porque nos apoyarán y animarán. ¿Cómo debe esta verdad afectar sus asociaciones y decisiones en el pueblo donde usted vive?

Porter, R. (1991). Estudios Bı́blicos ELA: Edificando para Dios (Nehemı́as) (p. 125). Puebla, Pue., México: Ediciones Las Américas, A. C.

Anuncios