El ayuno de Daniel II

El que llamamos ayuno de Daniel es un ayuno de tipo parcial, es decir que se pueden comer algunas comidas. Pero tenga en cuenta que se come para sobrevivir, se reducen el tamaño y las porciones de las comidas, se bebe solamente agua y se descartan por completo el café, el té y todo tipo de bebidas carbonatadas aunque sean bebidas dietéticas.

Por el hecho de que podamos comer fruta no quiere decir que nos vamos a exceder en su consumo o en el de los vegetales, pues simplemente estamos cediendo a los apetitos de la carne, entre ellos la gula. Es como decir “no puedo comer carne pero me como dos libras de frijoles”, se comete un error al pensar y actuar de esa manera.

El ayuno es un tiempo de negación a nuestros apetitos carnales para tener una comunión espiritual con Dios a través de la abstinencia de alimentos, de la oración y el estudio de la palabra de Dios (La Biblia). Nos conectamos con Dios para desconectarnos del sistema mundano y de nuestros apetitos carnales. Es un tiempo para tener comunión con los santos que quieren honrar a Dios y apartarnos de los cristianos mundanos (impíos) que deshonran al Señor.

Anuncios