KOINONIA

KOINONIA. (Del gr. koinonía, participación en algo indivisible, comunicación con, comunión en). Se traduce como comunicación, comunión, comunidad, participación, etc. Se usa con suma frecuencia en el NT, lo cual indica cuán importante fue para los primeros creyentes la participación y coparticipación en la fe, el testimonio, el amor fraternal, la ayuda mutua, y la esperanza entre los cristianos (ver Lc. 5:7–10; 2 Co. 6:14; 2 Pe. 1:3–4, etc.).

KOINONIA DEL ESPIRITU. La frase designa a un grupo de cristianos que se reúnen con el propósito de estudiar la Biblia bajo la guía del Espíritu Santo. Cuando esto ocurre, se dice que experimentan una koinonía, que tiene resultados transformadores. En esta comunión son tocados por la Palabra y el Espíritu, y descubren que la manera de aprender de Jesús es en el contexto de una comunidad de creyentes que son enseñados por el Espíritu Santo. Según Howard A. Snyder, la idea de la k del E «sugiere que la iglesia debe proveer estructuras en las que (1) los creyentes se reúnan, (2) se aliente la intercomunicación, (3) una atmósfera informal permita la libertad del Espíritu y (4) el estudio bíblico directo es central.» Por extensión, la frase se aplica a cualquier iglesia bíblica, y especialmente a los grupos familiares de creyentes.

KOINONITIS. Una enfermedad en el proceso de crecimiento de la iglesia, que ocurre cuando un exceso de comunión (koinonía) hace que la iglesia se vuelque hacia adentro, se repliegue sobre sí misma, y pierda de vista a los no cristianos que necesitan ser ganados para Cristo.