“Cristianos” cuestionadores.

Hay “cristianos” en las congregaciones que cuestionan al ministro cuando este pregunta si realmente están entendiendo lo que se les enseña. Si entendieran tendrían una forma de vida que agrada a Dios, aparte de eso se declaran en rebeldía con sus cuestionamientos y murmuración, atrayendo sobre sí operaciones de demonios. Los tales deben arrepentirse y hacer votos dignos de arrepentimiento: confesar sus pecados, orar, ayunar, someterse a sus autoridades y dejar de robarse los diezmos y las ofrendas.