Pasos para preparar un sermón III

PreachConsejos de diversos pastores y líderes.

por David Ford.

Los pasos básicos y esenciales para cualquier sermón son los siguientes:

  1. Oración. Lo notable del ministerio del Hijo de Dios fue su tiempo en oración.   Típicamente leemos: “Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar” (Mar. 1:35 cp   Luc. 5:16; 6:12; 9:28; 18:1; 22:44).  El predicador debe orar por luz sobre el texto, por que el Espíritu esté acompañando el mensaje y por su propia humildad.
  2. Pensar en la congregación. El sermón debe conectarse con la realidad de los oidores.  ¿Cuáles son sus necesidades, sus problemas y sus preocupaciones?  Los sermones de Pablo fueron diferentes cuando predicó a los judíos, a los gentiles o al Rey Agripa (Hech 13:13-41; 17:2-31; 26:2-29).   Cristo entendía las necesidades de sus oyentes cuando les instruía en el Sermón del Monte (Mat.  5-7).
  3. Estudiar el texto sin uso de comentarios. Aunque los comentarios bíblicos son muy útiles, se usan para el final de la preparación.   Inicialmente el texto mismo debe ministrar al predicador.   Pedro predicó sin preparación en el día de Pentecostés porque desde antes el mensaje de Jesús y los profetas habían tomado posesión de su mente (Hech.  2:14-36). Las canciones de María (Luc.  1:46-55) y de Zacarías (Luc 1:67-79) indicaron que son personas que meditaron sobre el texto bíblico.
  4. Hacer preguntas al texto. Cuando hay una interacción entre el texto y el predicador, él está más animado en la predicación.  Por ejemplo, al preparar un sermón sobre los evangelios hay que inquirir: ¿Por qué Mateo escogió este evento para incluirlo?  ¿Cómo nos persuade Juan para creer en Cristo?  ¿Cuál es el punto principal de la parábola?   En las cartas de Pablo hay que reflexionar: ¿Cómo es el argumento? ¿Qué es importante para el apóstol?

Fuente: Logos