Cambia la forma de pensar

por Rick Warren

“Llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo.” (2 Corintios 10:5 NVI).

Aquí está el secreto de la tentación: no te resistas. Simplemente vuelve a enfocarte. Lo que resistes persiste. 

¿Sabías que en la Biblia, no dice una sola vez que resistas la tentación? Se nos dice que resistamos al diablo, y eso es un tema totalmente diferente. Pero la clave para superar la tentación es no retroceder. Es cambiar tu enfoque.

Lo que llama tu atención te atrapa. La batalla por el pecado comienza en la mente. Es por eso que la Biblia dice en Salmos 119:6, “No tendré que pasar vergüenzas cuando considere todos tus mandamientos.” ¿Por qué? Porque si estás pensando acerca de la verdad de Dios, no estás pensando en las tonterías que podrías estar haciendo.

¿Alguna vez viste por encima de un precipicio y sentiste que estabas listo para saltar? No como una tentación, sino como si hubiera una fuerza que te estaba jalando. Es porque en lo que te concentras, te jala.   

Es cierto en todos los ámbitos de la vida individual — bueno o malo. Si te enfocas en las cosas de Dios, te va a jalar en esa dirección. Si te concentras en las cosas que están en el cine y en las revistas, te van a jalar en  esa dirección. En lo que te concentras, capta tu atención. Lo que atrae tu atención te va a atrapar.

La clave está en cambiar de opinión. La tentación siempre sigue un patrón predecible: atención, excitación y  acción. Se engancha tu mente, tu mente entra en acción y luego actúa sobre ella.  Así que no pelees con la tentación; Sólo gira tu mente hacia otra cosa. “Llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo.” (2 Corintios 10:5 NVI).

La cosa es que no somos muy buenos para capturar cada pensamiento y convertirlo a Cristo, porque se necesita mucha práctica. No siempre se pueden controlar tus circunstancias, y no siempre puedes controlar lo que sientes. Pero se puede controlar lo que piensas. Siempre es tu elección. Y si cambias tu manera de pensar, cambia la forma en que sientes, y eso va a cambiar la forma de actuar. 

Reflexiona sobre Esto

·      ¿En qué pasas tu tiempo pensando? ¿Dónde pasea tu mente cuando no te concentras en algo específico?

·      ¿Cómo puedes entrenarte a ti mismo  para que sea más natural para ti  que te enfoques en la Palabra de Dios y las verdades en lugar de las cosas de este mundo?