Sabiduría

2012-01-15 08-59-58.006Por Enrique Juárez.

El jueves recién pasado (25 de Julio) pregunte durante el curso del sermón si recordaban que significa sabiduría, me quede anonadado pues nadie respondió. En primera fila estaban sentadas mi esposa y una de mis hijas pero ellas saben que no deben responder pues si no los hermanos siempre se amoldan o acomodan a esa situación. Mi esposa es conocedora de la palabra pues dedica todos los días más de una hora a estudiar la Biblia. No solamente es conocedora de la palabra de Dios sino una hacedora de la misma.  

Es increíble pero se confirma lo siguiente: Escuche en una charla al Dr. Alberto Mottesi explicar que estadísticas realizadas en la iglesia dicen que el 80% de las personas que asisten no entienden la palabra de Dios, del 20% que entienden solamente el 12% aplican a su vida los principios biblícos enseñados. Es triste decirlo pero ese 80% son oidores olvidadizos, y muchos de ellos se vuelven, o ya son, gente problemática.

La palabra de Dios debe escucharse con atención, con reverencia, con fe y con un espíritu de humildad para que eche raíces en nuestros corazones, lo siguiente es ponerla por obra para que nuestra vida sea bendecida.

Por eso invitamos a los hermanos para que siempre lleven una copia del sermón y lo vuelvan a escuchar una y otra vez, nuestro pastor siempre nos decía que cada mensaje debía oírse un mínimo de 15 a 17 veces. Y es cierto pues las personas solamente retienen un 5% durante las primeras 24 horas después del mensaje y en las siguientes horas se les olvida hasta el título del sermón, como lo he comprobado una y otra vez. Por eso es importante tener paciencia para seguir enseñando, enseñando y enseñando.

Hay que hacer apuntes, luego estudiarlos, comparar sus notas con la Biblia y escuchar de nuevo el sermón, no hacerlo nos muestra una condición desfavorable a nuestras vidas en nuestro corazón.

Ahí les va una definición de sabiduría: Saber qué hacer y cómo hacerlo en un momento determinado, y con tacto. El término sabiduría se refiere a la capacidad en conocimiento y habilidad para tener éxito en la vida. En esencia, la sabiduría es más práctica que teórica. Sólo Dios posee sabiduría en el sentido absoluto, y la demuestra especialmente en sus obras de creación y redención en Cristo. Pero también Él la concede a los que la buscan con reverencia.