Haciendo discípulos en la Celebración

coaches_steveColorReducedPor Steve Cordle,

Yo le he dicho siempre a otros pastores: “No se puede discipular desde el frente”.

A la mayoría de pastores les gusta pensar que nuestra predicación y enseñanza va producir fuertes discípulos.

No es así. No es suficiente.

Jesús no hizo discípulos pidiéndoles que se sentarán en una colina, una vez a la semana para poder predicarles. Él dijo: “Sígueme”.

Sin embargo, no perdamos el hecho de que Jesús enseñó a la gente en grupos grandes. Y la iglesia primitiva se reunía en grupos grandes, como parte de su vida en común. (Y el cielo se va a presentar una adoración muy grande y dinámica)

El servicio de celebración desempeña un papel importante en el discipulado. Si el discipulado es el proceso de la formación de las personas a la imagen de Jesús, entonces el servicio de celebración juega en un papel por lo menos de las siguientes maneras:

Enseñanza y aplicación. Los miembros de la célula recibirán enseñanza de un predicador talentoso, que instruye e inspira. Cuando el material de discusión celular se basa en la predicación, los miembros tienen la oportunidad de tratar con él en un nivel más profundo y mutuamente hacerlos responsables en la aplicación. Los miembros aplican la enseñanza de fin de semana con más frecuencia cuando el material celular se promueve. Y no hay nada más que le de energía al discipulado que el actuar en la Palabra. Los pastores pueden promover esto si lo dicen durante la predicación, “Ustedes discutirán esto en tu grupo esta semana”.

Evangelismo. Los miembros de la célula pueden invitar a sus amigos al servicio de fin de semana como una manera de introducir a Cristo.

Adoración la transforma. Cuando nos reunimos con otros para alabar a Dios, el Espíritu Santo obra en maneras únicas el refresca, reforma y energiza. Es esencial para el discipulado.