Bases bíblicas para las grandes reuniones.

coaches_ralphNPor Ralph Neighbour

Bill Beckham ha descrito la iglesia celular como un pájaro de dos alas que tiene una “ala grande” y “una  ala pequeña” Las dos alas se describen claramente en un versículo, Hechos 2:46; (1) ellos fueron al templo para oír a los Apóstoles enseñar y (2) romper pan en las casas. Las dos dimensiones de la iglesia celular requieren tanto la enseñanza como la profetización.

El ala grande es para la instrucción bíblica, equipando a los creyentes para la obra del ministerio. La gran reunión de creyentes tomó lugar en el templo de Jerusalén. En Éfeso, Pablo enseñó a los grupos grandes en la escuela de un llamado Tiranno. Ellos también se reunieron en Corinto en el “primer día” (Hechos 16:2). En Hechos 20:7, los creyentes estuvieron junto con la gente en Troas en el primer día de la semana como Pablo les enseñó cuando entraba la noche.

La pequeña ala es donde está toda profecía, y revelación de la presencia y el poder de Cristo. (1 Cor 14:3, 24-25). El propósito primario de la reunión de la célula es para edificación, exhortación y la comodidad como creyentes donde se manifiestan los dones sobrenaturales para construir el cuerpo. Esto produce “Evangelismo del cuerpo vivo”, y observamos como los inconversos caen en sus rostros, declarando que están presenciando la actividad de Dios dentro del grupo.

Por lo tanto, siempre debe haber dos componentes en la iglesia celular. La comunidad se reúne para la orientación bíblica y la instrucción para que esto funcione correctamente, los “unos a otros” sacerdotes en la célula. La célula penetra en las personas y dentro de sus oikoses y les lleva dentro de las reuniones celulares para observar la actividad de Cristo y como sus dones se manifiestan.

Las Iglesias celulares Contemporáneas deben recordar que la celebración es con el propósito de equipar a creyentes través de la enseñanza bíblica. Con mucha frecuencia el servicio del domingo es orientado al consumidor y la predicación está dirigida para que la audiencia se “sienta bien.” Un comercial cristiano de Televisión en Houston promete a aquellos que asistan que “les conseguirán un aventón por el resto de la semana.” ¡No! La asamblea general es para orientación del sacerdocio y para que sirvan en la semana.

También, iglesias celulares contemporáneas deben recordar que la comunidad básica que se reúne en los hogares es la forma en que el que mora en nosotros, Cristo manifiesta Su presencia y poder a través de TODOS los creyentes profetizando mientras los inconversos observan. Si esto no está teniendo lugar en la célula entonces no es el auténtico cuerpo de Cristo.

Las dos alas cuidan de los dos ministerios. En el ala grande, creyentes están equipados y edificados por las Escrituras. Esta reunión es para los creyentes, no para los inconversos. Es por eso que en la iglesia celular de Wesley los asistentes tenían que obtener un boleto en la reunión de la clase (célula) antes de venir a la celebración.

En la pequeña ala (célula), la purificación de los miembros del cuerpo se lleva a cabo mientras que toda profecía e inconversos observan el poder de Cristo. Nota: los inconversos no son llevados a la celebración en su primera visita donde la enseñanza se lleva a cabo.

Buscamos evangelizar en el lugar equivocado, por el método equivocado. Uno experiencia llena del espíritu, Cristo con su poder en la célula dando lugar a la sanidad y liberación (cuando hay unción genuina), vale más que cincuenta viajes a un servicio aburrido del ala grande.