El plan de salvación que Dios proveyó para el hombre pecador contempla cuatro aspectos importantísimos para nosotros, siendo estos los siguientes:

Justificación:

Es el acto por el cual Dios decreta que el hombre pecador que cree y confiesa su fe en el Señor Jesús es declarado justo y aceptable ante Él. Esta no es ganada por méritos humanos sino que es totalmente gratuita como lo señala la Escritura: “Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención”. (Romanos 3:24). Más información