Construyendo sobre la fundación de Jesús.

coaches_ralphNpor Ralph Neighbour.

Recuerde, solo hay un fundamento, el que está puesto, Jesucristo. Tenga un cuidado especial en la selección de los materiales de construcción. Eventualmente tendrás una inspección. Si utilizas materiales baratos o inferiores, lo descubrirán. La inspección será minuciosa y rigurosa. Nada va pasar por alto. Si su trabajo pasa la inspección, bien, pero si no pasa, su parte del edificio será demolido y tendrás que empezar nuevamente. No serás destruido; podrás sobrevivir, pero a duras penas. (1 Corintios 3:11-15, NVI).

Este pasaje describe el Juicio Bema de los creyentes. Todos enfrentarán una evaluación de nuestro trabajo al final de esta vida. Será la Shekinah, la gloria de Dios, la cual es el fuego que quema la madera, el heno y la hojarasca de nuestros ministerios.

En base a cómo construimos el Reino en la tierra, seremos asignados en nuestras posiciones en el futuro reino eterno (Mateo 25:21, 23).

Otra escritura de gran alcance sobre nuestra responsabilidades en nuestro ministerio se encuentra en Apocalipsis 4:2-5. Aquí vemos a 24 ancianos representando a las iglesias ante el trono que está emitiendo “relámpagos, estruendos y truenos”. Delante del trono ardían siete lámparas. Éstos son los siete espíritus de Dios”. Éste es el trono de juicio de las iglesias. Cuando el Espíritu Santo suscita a miembros del cuerpo para formar el cuerpo de Cristo presente, las Comunidades Eclesiales básicas se forman. Su tarea es revelar la presencia y el poder del Cristo que mora en nosotros. Recuerde: Su misión final, que se completará en esta época, es llamar a todos los hombres para recibir Su Señoría.

Si un grupo celular falla en la misión asignada a la misma, no importa cuántas veces se reúna y estudie, etc., si no se ve a los incrédulos abrumados por Cristo revelando su presencia y poder, si no se oye decir con temor: “Dios está entre vosotros” (1 Corintios 14:24-25), están construyendo con “materiales baratos o inferiores.”

El órgano más sagrado sobre la tierra es el cuerpo de Cristo. Su tarea más sagrada es actuar para que la energía, los dones espirituales, sean manifestados en Cristo el cual revela la fuente y estilo de vida sacerdotal.

Los primeros tres capítulos de Apocalipsis muestran a Cristo en medio de las iglesias, evaluando sus obras. Ese mismo Hijo de Dios nos está buscando ahora mismo.