El ejemplo de los principes.

Ser líder, implica ser ejemplo en todo.

Una vez que el Tabernáculo y todos sus utensilios estuvieron listos, ¿qué hicieron los príncipes de las doce tribus de Israel? (Números 7:2-11, 84-88).

Presentar una ofrenda especial, abundante, ofrecida por cada líder en representación de su propia tribu. Durante 12 días, los 12 príncipes, uno cada día, traerían su ofrenda especial delante de Dios para el sustento de los levitas (recuerda que la función de ellos no les permitía dedicarse a otras actividades y dependían, para su sustento, de las ofrendas y diezmos de los demás).

Mira la ofrenda de cada uno de los príncipes:

  • Un plato de plata de 1,482 kilogramos (casi un kilo y medio) (130 siclos).
  • Un jarrón de plata que pesaba 798 gramos (70 siclos).
  • Ambos (plato y jarrón) llenos flor de harina.
  • Una cuchara de oro cuyo peso era de 114 gramos (10 siclos) llena de incienso.

¿Y cuántos animales ofrecieron? (Números 7:15-17).

De esta manera fue dedicado el Tabernáculo y estaba listo para comenzar sus funciones. Pero lo que más me llama la atención fue la decisión de Dios con respecto a los líderes del pueblo. Ellos, y no otros, debían hacer la ofrenda especial delante de todo el pueblo. Ellos eran el modelo a seguir por todos los demás. ¡Qué mal hubiera quedado delante de su propia tribu, del pueblo entero y de Dios mismo, aquel líder que se opusiera, que quisiera hacerlo de otra manera o que fuera mezquino a la hora de ofrendar!

¿Eres líder o deseas serlo? Se ejemplo.

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio”. Por Edgardo Tosoni.