La base bíblica para el ministerio celular

coaches_ralphNPor Ralph Neighbour.

La célula es el cuerpo de Cristo en la tierra hoy en día literalmente. En mi libro Cuerpos Básicos en Cristo, escribí que un grupo celular es: “Una comunidad formada y bautizada por el Espíritu Santo. Cada miembro está dirigido por el Cristo encarnado, que edifica y revela su presencia, poder y propósito a través de ellos.”.

En un principio, el Padre dio a Su Hijo la tarea de convertirse en la carta viva (logos, palabra) para revelar Su Reino unido. Se requeriría que Él entrara en el cuerpo de una mujer y naciera como hombre, Jesús. En ese cuerpo, el Cristo (Ungido) cumpliría con las tareas asignadas.

Su primera tarea consistió en revelar el Reino a través de la realización de milagros, desafiando todas las leyes naturales.

Su segunda tarea consistía en seleccionar cuidadosamente el prototipo de un segundo cuerpo en el que Él habitaría para cumplir su tarea final. Así, Él escogió a doce discípulos y les dio poder para declarar el mensaje del Reino con hechos sobrenaturales en lugar de palabras.

Su tercera tarea fue convertirse en el Cordero sacrificado como expiación por los pecados de todos los hombres. Mientras se preparaba para este evento, el Hijo oró en Juan 17 acerca de lo que sería necesario en su segundo cuerpo: “Oro para que sean uno, así como nosotros somos uno.”

El Hijo terminó su vida en la tierra en el cuerpo de Jesús, proclamando: “¡Consumado es!” -Y la última tarea del Hijo estaba a punto de comenzar. . . Él había declarado en Juan 12:32: “Y yo, si fuere levantado, atraeré a todos hacia mí”. Ésta fue la siguiente tarea asignada por el Padre que requería un nuevo cuerpo. Para “llamar a todos los hombres” Él necesitaría un cuerpo que pudiera existir en cualquier siglo y cultura.

Cuando el fuego descendió en el Pentecostés, Él entró en los 120 que se encontraban en un acuerdo. Su presencia estaba morando en la cosecha de 3000 el primer día cuando el Espíritu Santo los llamó (ecclesia), los miembros del cuerpo que iban de casa en casa en básicos Cuerpos de Cristo.

Unos años más tarde, vemos a Cristo revelando su presencia y poder en las primeras células reunidas en los hogares para “profetizar”, observada por incrédulos, que caerían de cara y dirían: “Dios está entre vosotros” (1ª Corintios 14:24-25).

Un grupo de célula auténtico existe cuando está apoderado por Cristo, que mora en la manifestación de los dones espirituales; lo cual apunta más allá de ellos, al Cristo en ellos el cual es la fuente de los dones. El Hijo está ocupado cumpliendo su tarea final para el Padre, la recolección de los no alcanzados. Ellos son “salvos por su vida” (Romanos 5:10).