Mes: febrero 2013

Una Gran Familia

coaches_davidJPor: Msc. David Jaramillo Burgos

Hace algunos años, en Argentina, leí una frase que resume en tan pocas palabras todo el ministerio evangelístico y de discipulado de la iglesia, decía lo siguiente: “Dios quiere una familia de muchos hijos iguales a Jesús”.

La frase saltó a mis ojos porque su expresión era amable, acogedora y familiar. No hablaba de multitudes o de mega iglesias, hablaba de una familia estructurada, con jerarquía, saludable, funcional y con propósito definido. ¿A qué me refiero? Por un lado, muestra a Dios como el Padre de esta gran familia. Como sabemos por la palabra, es un padre amoroso (1 Jn. 4:8); lento para la ira y grande en misericordia (Sal. 103: 8); que nunca abandona ni desampara (He. 13:5); y que conoce todas las necesidades de sus hijos (Mt 6: 8,32). ¡Qué grandiosa imagen de nuestro Dios! Sigue leyendo “Una Gran Familia”

Ojalá

Esta palabra tiene un origen árabe hispánico law sá lláh, traducido como “si Dios quiere”. No obstante, la etimología y la traducción de esta palabra es sumamente complicada pues J. Coromines en el Diccionario crítico etimológico plantea otra etimología Wa-sa´allah, traducido como “Dios quiera”. ¿Entonces decir “Ojalá, Dios quiera” es un pleonasmo? No, porque un pleonasmo ocurre cuando se dicen palabras innecesarias porque se juntan dos conceptos cuyo significado es el mismo y en este caso la palabra ojalá ya tiene su propio significado castellanizado que puede considerarse como un deseo ferviente de que suceda algo que queremos o un deseo que por el momento no es real, aunque no se descarta la posibilidad de que ocurra. La fe contraria al deseo es la certeza de las cosas que se esperan, piénselo.

 

El amor de Dios

El amor de Dios más que un sentimiento es un compromiso para con aquellos que le creen y obedecen, piénselo y recuerde siempre que Dios le ama y quiere bendecirle.

Lecturas: Juan 3:16; Salmos 11:7