Un Modelo de Discipulado en la Iglesia Celular

por Mario Vega*

Para hablar sobre la capacidad de las iglesias celulares para hacer discípulos tomaré como ejemplo el trabajo de una iglesia celular y sus resultados. Me refiero a la iglesia de Jerusalén en siglo primero. Esta iglesia tenía dos tipos de reuniones: en las casas y en el templo. Es decir una reunión pequeña donde los cristianos ejercían sus dones y una reunión numerosa donde celebraban y proclamaban su fe.

La dedicación a estos dos tipos de reunión produjo que los nuevos creyentes se afirmaran en la fe, en el amor y en la doctrina de los apóstoles. Varios de esos creyentes superaron las expectativas de los primeros dirigentes. Hubo un grupo de ellos que fueron asignados para servir la comida que se daba a las viudas. Pero la combinación de los dos tipos de reuniones había hecho de esos discípulos tan buenos creyentes que se convirtieron en fieles predicadores. Por ejemplo, Esteban llegó a tener tal dominio de las escrituras que los religiosos no lograron contradecirle y terminaron por martirizarlo. Otro de ellos, llamado Felipe se convirtió en un poderoso evangelista que revolucionó Samaria con el mensaje del evangelio.

¡Y pensar que los apóstoles pensaban que ellos solo servirían a las mesas! Tal clase de discipulado era el que producía y puede producir hoy el trabajo de una iglesia celular.

* Mario Vega es el pastor general de Misión Cristiana Elim del Salvador, una iglesia celular que es la iglesia más grande de América Latina.