El mensaje de la Navidad

navidad“Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, 5para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos” (Gálatas 4:4, 5).

¿Cuál es el significado de la navidad? ¿Cuál es su mensaje? ¿Puede tergiversarse el mensaje de la navidad incluso por medio de prácticas sanas? Hay muchas cosas que decir al respecto, pero compartiré algunos pensamientos independientemente de muchas consideraciones teológicas que no voy a tocar en esta oportunidad tales como: la fecha exacta de la navidad, el arbolito asociado con ciertas prácticas paganas, etc.

Hay prácticas que no tienen nada de malo en sí, pero las cuales se vuelven perjudiciales cuando se convierten en un fin y no en un medio. Distorsionamos la imagen de la navidad cuando se le da mayor énfasis a los medios con que se celebra. Algunas prácticas asociadas con la celebración de la navidad y que podemos tergiversar:

1. Dar y recibir regalos. No hay nada de malo en dar, recibir o intercambiar regalos en esta época, lo malo sucede cuando lo anterior se convierte en el fin de la celebración. Debemos señalar que la navidad se ha comercializado de tal manera que esta época es controlada por los comerciantes por medio de la publicidad y la mercadotecnia. Lamentablemente lo que debería ser una fiesta espiritual familiar se ha convertido en una pesada carga financiera. Muchas personas incurren en grandes deudas, las cuales deben pagar durante largos meses.

2. En asociarla con la época en que se adornan las casas y se usa un árbol de adorno. Que bien se ven las casas arregladas, limpias y adornadas, el problema surge cuando se le da prioridad a esto y no al mensaje que encierra la Navidad. Lo mismo sucede con el arbolito cuando este se convierte en el centro de todo, de tal manera que cuando no hay un arbolito adornado se piensa que no puede haber celebración.

3. Participando de comidas y bebidas. La Biblia dice que “el reino de Dios no consiste en comida y bebida“; la comida es parte importante de las reuniones navideñas, se sirven platillos tradicionales y exquisitos de cada región. El problema es también cuando esta actividad es más importante que la esencia de la navidad y adquiere categoría de prioridad, si no hay pavo, no puede haber una buena navidad, por decir algo.

¿Qué es en si la navidad? Algunos aspectos de la navidad:

  1. La navidad nos habla de la encarnación del Hijo de Dios. El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. Dios se hace presente en medio de la humanidad por medio de su Hijo.
  1. La navidad además nos habla de la humillación de Cristo. Haciéndose hombre se identifico con las flaquezas y debilidades del resto de los hombres (sin distinción de genero), no vino a través de una familia muy importante y reconocida “sino que se despojó a si mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres” (Filipenses 2:5-7).
  1. La navidad nos habla del amor de Dios. Porque envió a su hijo a redimir la humanidad (Juan 3:16). No vino el hijo como un juez implacable sino como un redentor, “El Salvador de la Humanidad”.

El meollo del asunto para los cristianos, nacidos de nuevo, no debería ser celebrar o no la navidad, sino tomar una actitud apropiada y celebrar que Jesús “El Salvador del mundo” vino a la tierra por medio de una mujer para estar en medio de los que iba a redimir. ¿Cómo vamos a celebrar la navidad en esta oportunidad? ¿Cuál es el mensaje que queremos compartir? El que el mundo y la mercadotecnia ha tergiversado o el que enseña la Palabra de Dios.

2 pensamientos en “El mensaje de la Navidad

  1. Enrique
    Envié un mail a los colaboradores de Cristianos por Israel pero el servidor me lo informó rechazado, así que me atrevo a transcribirlo aquí:

    Queridos Amigos de Cristianos por Israel

    El 22 de Julio pasado, ni siquiera medio año atrás, abríamos Cristianos por Israel.
    Desde ése entonces hemos escrito 70 posts y nos han visitado más de 10.000 veces. Algunos escribieron más y otros menos. Algunos participaron con su toque personal en el diseño y otros no. Algunos hablaron más de Jesús y otros más de Yeshúa -Jaja…!-
    En definitiva, como resultado del aporte común, el blog se posicionó con un PageRank de 4, ¡Muy bueno!.

    Pero más allá de los números, que ciertamente revelan el interés por lo escrito, está la feliz sensación de haber compartido -hermanos de diferentes partes del mundo, de países tan distantes como puedan serlo, de diferentes extractos denominacionales, posicionamientos particulares y edades- el mensaje del Evangelio bajo un motivo común: El amor a Jesús y al pueblo de Israel.

    Como titula José en el último envío: “Hasta aquí nos ayudó el Señor…”.

    ¿Que otra cosa podría decir que no sea Gracias? A Dios primeramente, y a cada uno de Ustedes.

    El balance del 2007 para el novel Cristianos por Israel ha sido absolutamente positivo.
    Es un honor, un privilegio, un motivo de orgullo, compartir un espacio con tan distinguidos hermanos, que en todo este tiempo de “convivencia” han demostrado ser cristianos íntegros a juzgar por sus frutos, ya que además de colaborar oportunamente, han resignado gustos personales en aras de lograr un espacio de expresión realmente común, tanto en la letra como en el diseño.

    ¿Y que del 2008?
    Cada uno de nosotros somos “co-administradores” del blog. Todos podemos escribir lo que nos parezca mejor y cuantas veces querramos. Todos podemos hacer cambios en la plantilla, todos… somos la Iglesia en este pedacito de espacio virtual que es Cristianos por Israel.

    Sepan cuanto admiro sus trabajos en los blogs personales y cuanto los aprecio . Cuando veo mi nombre en la lista de colaboradores junto al de Ustedes, tengo la sensación de recibir un privilegio inmerecido. Pero bien, así es la vida de los creyentes, ya que de la Salvación hacia abajo, todo resulta inmerecido. Así que doy gracias a Dios una y otra vez.
    Ruego al señor que los bendiga siempre. Y si de deseos se trata, que este 2008 sea de crecimiento en todo. Y que el éxito augurado sea siempre sinónimo de plenitud, la que saben vivir los Hijos del Señor.

    Mi invitación renovada para seguir blogueando sabiendo que la promesa de Dios es eterna “Bendeciré a los que te bendigan”.

    Así que si “hasta aquí nos ayudó el Señor …lo seguirá haciendo” (José, estoy usando tus palabras).

    Shalom!
    Feliz 2008!

    Daniel Dañeiluk

  2. Estimado Danny,

    Es un gusto y un honor compartir también en ese espacio (Cristianos por Israel); conforme la criatura vaya creciendo se alcanzarán mejores logros. Bendiciones y éxitos en el 2008 para todos los colaboradores y apreciados lectores.

    ¡Yeshúa es el Señor!

    Enrique

Los comentarios están cerrados.