¿Honrando a Dios con nuestras sobras?

¿Honrando a Dios con Nuestras Sobras?

Por  Rick Warren

“Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de
tus cosechas. Así tus graneros se llenarán a reventar y tus
bodegas rebosarán de vino nuevo.”
(Proverbios 3:9-10 NVI)

Todos hemos oído la palabra “diezmo”, pero ¿qué significa? El diezmo significa la décima parte. Desde Abraham hasta ahora, la gente toma el primer 10 por ciento de sus ingresos y se lo regresan a Dios. ¿Por qué?

  1. Damos el diezmo en gratitud por el pasado. “Dios, me doy cuenta de que todo lo que he logrado hasta este momento, todo lo que tengo, todo te pertenece de todos modos. Quiero darte el 10 por ciento de regreso como un acto de agradecimiento.”
  1. Damos el diezmo para mantener nuestras prioridades en el orden correcto en el presente. Deuteronomio 14:23 dice: “En la presencia del Señor tu Dios comerás la décima parte de tu trigo, tu vino y tu aceite, y de los primogénitos de tus manadas y rebaños; lo harás en el lugar donde él decida habitar. Así aprenderás a temer siempre al Señor tu Dios.” Es un recordatorio de que Dios es en realidad el primero en mi vida y me ayuda a establecer mis prioridades.
  1. Damos el diezmo como una declaración de fe para el futuro. Cuando escribo el cheque o doy el dinero, estoy diciendo, “Dios, tú me has cuidado en el pasado, así que confío en ti y te estoy dando esto como una demostración de mi fe de que tu proveerás en el futuro.”

Nos gusta honrar a Dios con nuestras sobras; Nosotros decimos: “Yo pago todas mis cuentas, y una vez que tenga todo pago, si me queda algo de más, le daré a Dios una pequeña propina.”

En Malaquías 3:10 (NVI), Dios nos da un reto: “Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto —dice el Señor Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde.”

Dios está diciendo: “Te reto a que me pongas primero  en toda área  de tu vida – incluyendo tus finanzas – y verás si no te bendigo”

¿Cuál es el costo si no hacemos esto?