6 principios para el éxito.

Notas del sermón predicado por el Pastor Enrique Juárez el 9 de Octubre de 2011.

6 Principios para el éxito.[i]

“Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmos 119:105).

Introducción: El éxito está ligado a una vida balanceada. Esta conclusión explica porque algunas personas que se concentran en lograr el “éxito” en una sola área de su vida, terminan viviendo en un completo descontrol, nada envidiable. El éxito es diferente para cada persona. Es alcanzar los propósitos que Dios tiene para cada uno individualmente, conforme a Su voluntad.

  1. Autoevaluación: Revisión detallada, periódica y responsable de nuestras acciones emprendidas. Dónde estoy, que estoy haciendo, para dónde voy, etc. “Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio” (Nehemías 2:17);  “Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo” (Romanos 9:1).
  2. Metas: Un propósito u objetivo que se propone a cumplir en un lapso definido de tiempo. “Entonces les declaré cómo la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien” (Nehemías 2:18); “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis” (1ª Corintios 9:24);  “prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:14).
  3. Mayordomía: Administración o cuidado responsable de los recursos que Dios nos ha dado. Como el tiempo y el dinero. “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.   Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra” (Génesis 1:26-28); “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase” (Génesis 2:15; “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios” (1ª Pedro 4:10).
  4. Diligencia: Es la precaución o cuidado con que una persona desempeñan sus funciones o se comporta en su vida a fin de no causar daño a terceros. “El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo: Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos” (Deuteronomio 4:10); “En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor” (Romanos 12:11).
  5. Respeto: Esta quiere decir atención, consideración, El respeto no sólo se manifiesta hacia la actuación de las personas o hacia las leyes. También se expresa hacia la autoridad, como sucede con los alumnos y sus maestros o los hijos y sus padres, los discípulos y sus pastores. “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra” (Efesios 6:1-3);  “Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios,  Y da gracia a los humildes” (1ª Pedro 5:5); “Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe. Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso” (Hebreos 13: 7, 17). El respeto permite que la sociedad viva en paz, en una sana convivencia en base a normas e instituciones. Implica reconocer en sí y en los demás los derechos y las obligaciones, por eso suele resumirse en la frase “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”.
  6. Consagración: Entrega o dedicación. Esto tiene que ver con la piedad y la separación del pecado.Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse” (Daniel 1:8); ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra” (Salmos 119: 9); Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón” (Hebreos 11: 24-26).

Audio del mensaje:


[i] El cumplimiento de una meta/objetivo.