En Guatemala: VIVA sigue vivo.

Los integrantes de Viva, Visión con Valores, llevan muy bien las cuentas de cuántos días faltan para las elecciones generales de 2011. Saben cómo y qué harán en los próximos tres meses, el siguiente semestre, el otro año, dentro de dos años. Ya se visualizan en la toma de posesión de enero de 2012 y tienen trazado un programa político para los próximos 50 años, la Guatemala que gozarán sus hijos y sus nietos.

Harold CaballerosEs el mismo partido que no consiguió competir en la contienda electoral pasada porque se inscribió 24 horas tarde. Es el partido de Harold Caballeros, el ex pastor evangélico que dejó el púlpito y su iglesia El Shaddai para aventurarse en la política. Un hombre que desde ya es percibido, incluso entre los más escépticos, como un oponente que dará batalla y cuya organización inyectará una dinámica refrescante a la próxima campaña electoral.

Bajón y rebote

A mediados del año pasado Viva tenía 16 mil 235 afiliados en 12 departamentos y 50 municipios, lo mínimo que exige la ley electoral. Su líder llegó a perfilarse como el quinto favorito para ocupar la Presidencia, pero cuando el partido quedó fuera del juego, en julio, su dirigencia aprovechó el bajón para dar un rebote.

El mismo Harold visitó a las bases departamentales y les recordó que “nada estaba perdido”, que era un “hito en la historia del país haber conseguido la afiliación en tan solo 7 meses” y el partido seguía fuerte. También le hizo una presentación a la dirigencia con las metas trazadas para el año 2011 y la retó: “es la hora de probar que de corazón hablamos de un largo plazo”.

Gerardo López es el prototipo de los miembros que aceptaron ese reto. Tiene 31 años, es abogado, tiene una maestría en Administración de la Política Pública y un puesto de jefe en una empresa sólida. Es católico y nunca había militado en un partido político ni en una iglesia evangélica. Se interesó en Viva cuando conoció la manera en que plantea el proyecto a largo plazo. Su pase de entrada al partido fue su currículo y fueron los jóvenes quienes lo nombraron su secretario.

Gerardo dice que está convencido que la única manera de dejarle un mejor país a su hija es involucrándose en un partido limpio, “que no sea más de lo mismo”. Todos los sábados toma su carro, su tiempo y su dinero para visitar alguno de los municipios en donde está incursionando Viva. Su trabajo es procurar que las organizaciones estén conformadas en un 60 por ciento por personas entre 15 y 35 años, idealmente mitad hombres y mitad mujeres. Gerardo y el resto de voluntarios les enseñan la ideología y la visión del partido, explican qué significa la mira a 50 años y la posibilidad de que hagan carrera política en la organización según su trabajo y preparación, no por posiciones económicas, aportes jugosos ni parentescos.

Viva está dividido en secretarías y gerencias, la meritocracia es la sombrilla donde se cobijan las bases de trabajo como el orden, la disciplina y la jerarquía. La puntualidad es requisito. Los secretarios, ya sea nacionales o municipales, gerentes y subgerentes, deben presentar un plan operativo anual y rendir cuentas de su desempeño periódicamente. Tienen metas según sus tareas asignadas, las cuales están sujetas a revisiones y a remociones si la persona no da la talla.

“El enfoque gerencial es la principal característica de Viva”, señala José Carlos Sanabria, un analista de Asies (Asociación de Investigación y Estudios Sociales) que elabora la segunda parte de una monografía de partidos políticos que se publicó el año pasado. “Delimitar atribuciones, tener campos de acción, escalar posiciones según el desempeño son actividades propias de un proceso gerencial adecuado a una dinámica partidista que no se había caracterizado por eso”, comenta.

Viva también extrapoló algunas actividades propias de los clubes de autoayuda, de oración y de productos nutricionales. En el partido hay militantes que tienen la tarea de invitar a amigos y conocidos a sus casas en donde les ofrecen un refrigerio, les hablan de su trabajo en Viva y le presentan un DVD con una breve charla de Harold, quien los invita contribuir con el proyecto a través de aportes mensuales, por el monto que ellos decidan. No se ofrece nada a cambio: ni puestos de elección popular ni prebendas. Tampoco el cielo. “Solo la oportunidad de contribuir con un proyecto que busca reformar Guatemala”, cuenta uno de estos colaboradores.

A otro nivel, la organización también ofrece cenas –generalmente auspiciadas por uno o varios financistas– en las que Caballeros es la estrella que invita a la concurrencia a dar Q1 mil, durante tres meses. A estos donantes se les empieza a llamar en algunos círculos como “hombres del milenio”.

Por su parte, los dirigentes y miembros del comité ejecutivo nacional aportan cada mes según sus capacidades. Pero la base financiera del partido la alimentan además los pequeños aportes de cada militante. La organización le pide a cada miembro que aporte Q10 diarios si vive en un área urbana, y Q0.15 al día si es de una zona rural, que equivalen a Q300 y Q4.50 mensuales. “Con esos aportes nadie puede exigir nada. Es la única manera de comprar la libertad del partido”, explica Caballeros, en la que solía ser su oficina en la Iglesia El Shaddai. En su escritorio hay tarjetas según el sombrero que se ponga: de rector de la Universidad San Pablo o de secretario general de Viva.

La queja de los partidos políticos es que la deuda política es insuficiente para mantener una vida partidaria activa en años no electorales. De ahí que por estos días algunos mantengan una estructura mínima y sus actividades giren en torno a los programas que financia la cooperación internacional.

Hay organizaciones grandes, como la Gran Alianza Nacional de Alejandro Giammattei que mantienen presencia en los medios y se capitaliza con los desaciertos del Gobierno, observa Estuardo Zapata, analista político. Partidos como Victoria, liderado por Abraham Rivera, también está activo y trabajando con pastores evangélicos. “El Patriota se dedica a hacer oposición, pero quedaron muy endeudados y no saben cómo reorganizarse para el 2011. El FRG está reuniendo muy bien sus piezas y en la UNE, que hace Gobierno, sus cambios tan prematuros son seña de disfuncionalidad”, comenta.

Viva, tal y como está ahora, se concentra en organizarse y fortalecer sus liderazgos, además de mantener una actividad partidaria intensa sin gozar de la deuda política.

En los próximos años el partido de los vivos quizá sea el que menos problemas enfrente para costear su funcionamiento gracias a la base financiera que intenta consolidar. “Harold, antes que todo es un excelente vendedor y si es él quien presenta el proyecto, no veo ningún problema para que lo venda”, opina Zapeta, un crítico de la precandidatura de Caballeros en la campaña pasada. “Sin embargo, Harold va a tener el mismo problema que todos: que se le cuelan zorros vestidos de ovejas, chuchos, buitres y hasta cabras locas que brincan de partido en partido. Por su experiencia en la organización celular de la iglesia creo que le resultará fácil distinguirlos y sacarlos. Debe hacerlo. No puede permitírselo”, añade.

“Ya me han venido con un millón de dólares, un millón de quetzales y ambos los rechazamos. Sería más de lo mismo”, adelanta Caballeros. “Yo hago una promesa, la única que hago: aquí las bases eligen a sus candidatos, no nosotros y el que trabaja bajo reglas definidas es quien compite por los puestos, no el señor que vino a dejar un cheque. Si no, destruiríamos el largo plazo”.

Varios sombreros

En una de las cenas de recaudación, en mayo pasado, Harold Caballeros hacía gala de su oratoria para explicar su proyecto de hacer política de una manera diferente, cuando uno de los concurrentes emocionados olvidó que no estaba en la iglesia y vitoreó “¡Amén!”.

Hubo silencio y miradas contrariadas. El momento fue incómodo sobre todo para el orador, quien desde que se quitó el traje de pastor y se enfundó en el de líder político, se ha esforzado para no confundir las piezas del vestuario. La asociación es inevitable.

Caballeros mantiene al aire su programa mañanero en la radio religiosa Visión 104.1. Pero en vez de sus tradicionales prédicas aborda temas relacionados con la moral y los valores humanos. El tópico de las últimas semanas han sido los tipos de temperamentos. El espacio le sirve para mantenerse vigente entre una audiencia que lo ha seguido por años y captar a nuevos oyentes, no necesariamente evangélicos.

Sin embargo, la línea entre el pastor y el político es borrosa. Las reminiscencias del elocuente predicador de radio y del hombre que levantó uno de los megatemplos neopentecostales más conocidos del país se contraponen con la imagen del aspirante a la Presidencia. En su iglesia hay gente del partido y en el partido, gente de su iglesia. A falta de sedes algunas actividades de Viva se realizan en El Shaddai y su esposa –la pastora que lo sustituyó– y su hija de 24 años integran el Comité Ejecutivo Nacional del partido.

Harold Caballeros ha sido uno de los más interesados en marcar la separación, pero su imagen de líder religioso, por la cual se dio a conocer, y quizá es la más fuerte por la ascendencia moral que supone, a menudo pesa más. Aunque diserte sobre política o economía, la gente escucha a quien quiere escuchar. No todos pueden –o quieren– separar a un Caballeros del otro. Una desventaja a la que el ex pastor también puede sacarle provecho.

“El hombre que orienta mi vida también podría dirigir mi país”, podrían pensar algunos (o muchos) seguidores de sus prédicas. Sus contrincantes deberán estar muy conscientes de estas asociaciones.

Caballeros se reconoce como un hombre con muchos brazos, dividido en muchas actividades a la vez, y su presencia en la radio es solo una de ellas. La Universidad San Pablo es otra.

La Universidad empezó este año operaciones con una Maestría en Liderazgo Organizacional y 75 alumnos. El otro año sumará la de Emprendimiento y Educación y está en ciernes una licenciatura en Administración Pública y la Facultad de Derecho.

Dentro de la Agenda de Desarrollo Nacional (ADN) de Viva la universidad es parte de la formación de tecnócratas de alto nivel. “Un buen plan no sirve si no está acompañado de ejecutores de calidad”, opina Caballeros. “Y en Guatemala hay mucho talento que se vuelca a la iniciativa privada porque el Gobierno está desprestigiado”.

El ADN de Viva contempla la creación de una escuela de formación política (que arranca el próximo septiembre) y alianzas con universidades nacionales, entre ellas la San Pablo, para que los talentos identificados cursen maestrías enfocadas en la política pública. Caballeros también ha hecho contactos para enviar grupos de profesionales guatemaltecos a universidades estadounidenses como Vanderbilt, Georgetown y Harvard para que estudien maestrías y doctorados. “La idea es formar una nueva casta política y tecnócrata, pensando en los relevos generacionales que se darán cada 15 años”, explica. La recaudación de fondos para enviar a estos becados o semibecados se hará a través de una fundación que ya empezó a ofrecer las famosas cenas para enviar el primer grupo de estudiantes en 2009.

¿Por qué tan calladitos?

Dice Harold Caballeros que le gusta ordenar la tienda y abastecerla antes de abrirla. Por eso Viva anda tan callada en estos días. Porque mientras forman sus cuadros, fortalecen su ideología y reconocen sus territorios no aparecerán en medios ni en actividades públicas. “De cierta manera genera expectación y eso es bueno para ellos”, opina Sanabria.

A tres años de las elecciones hay una percepción de que el gran competidor de la siguiente contienda será él. “Todo el mundo tiene esa idea, incluyendo sus opositores que ya lo están viendo como alguien de cuidado”, acota Zapeta. “Tal vez no sea así, pero sus competidores le están formando un aura gratuita y temprana que él puede capitalizar”.

Y de hecho así lo hace el ex pastor, cuyas encuestas de 2007, asegura, lo llegaron a situar en el cuarto puesto. La gente lo aborda en los restaurantes y aeropuertos y le dice “Ay, a usted no lo dejaron ganar”. “Y por supuesto que no les digo que no es cierto, les doy las gracias”, cuenta.

Sanabria compara a Viva con los otros partidos del espectro y cree que su actividad partidaria intensa, el riguroso plan de organización y la formación de cultura partidaria pueden asemejarse a lo que alguna vez fue la Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) y el Frente Republicano Guatemalteco (FRG). Dos partidos con ideología bien definida y rigurosa formación de cuadros. Y que alcanzaron la presidencia. Viva no deja de ser, aunque novata, un fenómeno interesante que si no da sorpresas en la contienda con certeza revitalizará la manera de hacer política partidaria.

Por hoy, el partido de los vivos es solo una organización cuyos integrantes, la mayoría nuevos en política, visten felices sus playeras blancas con logo celeste, llegan a las actividades por su cuenta sin esperar refrigerios y exudan un entusiasmo desinteresado que en este país solo se ha observado en los templos religiosos. Si les alcanza esa energía para los próximos cuatro años, los oponentes de Harold Caballeros tendrán que buscar algo más que pelotas, sándwiches y gorritas para motivar a sus correligionarios.

Fuente: El Periódico de Guatemala.

9 pensamientos en “En Guatemala: VIVA sigue vivo.

  1. Buen análisis, el partido VIVA, es el futuro de Guatemala; es el futuro de mi familia; es mi futuro.
    Por eso VIVA Guatemala, que tanto te amo.

  2. NECESITO SABER COMO UNIRME AL GRUPO DE JOVENES DE EL PARTIDO POLITICO VIVA… ME GUSTARIA SER VOLUNTARIA EN SU MOVIMIENTO… CREO FIRMEMENTE EN QUE NO HAY OTRO CAMINO… GRACIAS.

  3. Soy Garifuna y mis principios son los mismos que encuentro en la estructura del VIVA, necesito mas informacion para poder afiliarme y de hecho me siento parte del partido sin estar afiliado. Felicitaciones a todos los miembros del comite Ejecutivo de Viva.

  4. Exselente articulo y les cuento que me emociona saber que hay personas interesadas en formar politicos de calidad para dirigir a nuestro país que constantemente a sido saqueado unicamente por tanto politico corrupto y mediocre como los que an pasado en las ultimas decadas y el actual que haciendo un gran shou con el dinero del pueblo quiere seguir enrriqueciendo a sus correligionarios.
    Les insto a seguir adelante cuentan con un boto desde ya QUE DIOS LES CONSEDA EL DIRIGIR ESTA GRAN NACION.

  5. señor. caballeros usted utiliza a DIOS para
    engañar a la gente umilde , uusted apoya al capitalismo salvaje , usted no tiene nada diferente ,ustedes parte del viejo sistema provatizador umillante y salvaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s