No solo hay que decir que se es sino serlo realmente.

Como señala el título de esta entrega, no es suficiente decir que se es cristiano nacido de nuevo, no basta con decir o aparentar, hay que serlo realmente. Las obras (acciones) deben manifestarse en nuestras vidas como un producto de la salvación que hemos recibido por gracia (un favor de Dios).

La Escritura nos invita a todos los cristianos nacidos de nuevo, y especialmente a los que sirven desde el altar, a ser dechados (ejemplos) de la grey (congregación o iglesia).

Durante algún tiempo se les dio una notoriedad notable o énfasis a las manifestaciones sobrenaturales o espirituales, como el hablar en lenguas. Parecía que el fin del supremo llamamiento de los cristianos era llegar a hablar en lenguas (debo aclarar que soy pentecostal), y a tener experiencias fuera de lo común. Recuerdo que años atrás muchos decían que veían ángeles (no dudo de la existencia de los mismos), que incluso les tocaban para fortalecerlos (y sentían su “toque”); no creo que mis queridos hermanos y hermanas en ese tiempo estuvieran trasnochados o que quizás hubiesen comido de más. Pero muchas de esas aseveraciones eran el resultado de las enseñanzas que recibían.

En esos días no tener ninguna experiencia “santa” nos hacía ver ante los privilegiados como poco espirituales, poco consagrados y en el menor de los casos como carnales. Sin embargo al leer las Escrituras observamos que el apóstol Pablo decía que él hablaba mucho más en lenguas que todos los demás, además vivió y experimentó eventos dramáticos; sin embargo la invitación más ferviente de él era a imitarlo en su conducta, así como él imitaba a aquel que lo había llamado a Su servicio. Pedro también nos dice que debemos seguir las pisadas de aquel que nos llamó.

Saco esto a colación pues he observado últimamente que una gran cantidad (no todos afortunadamente) de los que deben ser ejemplo, léase pastores, ministros, líderes y similares, son las personas que más fallan, nos mienten, por ejemplo (en el menor de los casos) dicen: “te llamo mañana”, nunca lo hacen, y muchas veces se aprovechan del tiempo y del dinero de sus hermanos en la fe. Pero al oírles hablar, sólo ellos saben toda la Escritura, tienen la verdadera interpretación, son los superhéroes, hasta te profetizan.

La vida cristiana más que experiencias es un estilo de vida, que debe honrar a aquel que envió a su Unigénito Hijo a morir en la cruz para limpiar nuestros pecados y darnos vida eterna. Recuerdo que cuando en la casa alguien era solo bla, bla, bla, mi mamá decía “este es mucha opera y poco teatro”. Si mis hermanos y amigos, nuestros hechos hablan más fuerte que nuestras palabras. Que Dios en su infinita gracia guíe nuestros pasos. Shalom.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s