En el Diccionario Enciclopédico Océano se define doctrina como “el conjunto de opiniones de una escuela literaria, jurídica o filosófica, o de una determinada religión”. La podemos definir además en nuestro contexto cristiano como las verdades fundamentales de la Biblia.

Se accede a estas verdades por medio de la enseñanza en una forma sistemática, y a esto es a lo que llamamos regularmente Teología Sistemática. La palabra teología significa tratado o discurso de Dios, de las palabras Teos = Dios y logos = tratado o discurso (este razonado).

Gran cantidad de autores cristianos describen a la teología como una ciencia debido al arreglo sistemático y lógico de hechos que han ocurrido y de los cuales consta su autenticidad. Estos hechos y verdades están relacionados con Dios y se deben presentar en una forma lógica y ordenada.

En algunos círculos cristianos se ha ridiculizado a la palabra teología presentándola como una ciencia etérea, filosófica, especulativa, etc. Sin embargo vemos que simple y llanamente no es mas que el estudio acucioso y sistemático de los principios doctrinales de nuestra fe, como: El significado de Las Escrituras, doctrinas relacionadas con Dios, los Ángeles, Cristo, el hombre, la salvación, etc. Pablo mismo le dice a Timoteo:

Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera. Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos. Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen.
Esto manda y enseña. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren. 1ª Timoteo 4:6-16.

La palabra “religión” se deriva de una palabra latina que quiere decir ligar, entonces decimos que mientras teología significa conocimiento de Dios la religión expresa la práctica de ese conocimiento, se refiere a las actividades que nos ligan con Dios. Debe entonces existir un equilibrio entre la práctica (la religión) y el conocimiento (teología). Ese equilibrio nos evitará cometer excesos, caer en desviaciones y desvirtuar la Palabra de Dios.