BodaAlgo que puede matar el amor es llegar a convivir sin conocerse realmente. A continuación algunas preguntas que toda pareja debería contestar antes de casarse. Pueden haber más así que le invitamos a aportar sobre este tema.

1) ¿Hemos discutido si vamos a tener niños, y si la respuesta es afirmativa, quién se va a encargar primordialmente de cuidarlos?

2) ¿Tenemos una idea clara de las obligaciones y de las metas financieras de cada uno y coinciden nuestras ideas sobre gastos y ahorro?

3) ¿Hemos discutido nuestras expectativas de cómo se manejará el hogar y estamos de acuerdo de cómo se van a distribuir los oficios y tareas de la casa?

4) ¿Hemos divulgado completamente nuestras historias de la salud, físicas y mentales?

5) ¿Mi pareja es cariñosa y afectuosa en el grado que espero?

6) ¿Podemos discutir con confianza y abiertamente nuestras necesidades, preferencias y miedos sexuales?

7) ¿Habrá un televisor en el dormitorio?

8) ¿Sabemos escucharnos de verdad y tenemos buena consideración con las ideas y las quejas de la otra persona?

9) ¿Hemos alcanzado una comprensión clara de las creencias y de las necesidades espirituales de cada uno, y hemos discutido cuándo y cómo nuestros niños serán expuestos o no, a la educación religiosa/moral?

10) ¿Respetamos y nos gustan los amigos de cada uno?

11) ¿Valoramos y respetamos a los padres de cada uno y hemos hablado de cómo manejar las posibles interferencias suyas en nuestra relación?

12) ¿Qué cosas hace mi familia que te irritan?

13) ¿Hay algunas cosas a las que tú y yo no estamos preparados a renunciar en la unión?

14) ¿Si a uno de los dos le ofrecen una oportunidad de trabajo lejos de la familia del otro, estamos preparados para movernos?

15) ¿Cada uno de nosotros siente que confía completamente en el compromiso del otro por la unión y cree que los lazos que nos unen van a sobrevivir todos los desafíos que se nos presenten?

16) ¿Tenemos una idea clara de las metas educativas y de desarrollo de cada miembro de la pareja?

Damos por sentado que en una pareja cristiana le han dado al Señor Jesucristo el primer lugar en sus vidas.

Fuente: New York Times