Cuatro veces salvo

cuatro-veces-salvoLibro recomendado de la semana: Cuatro veces salvo.

Reseña.

En este libro Arthur W. Pink escribe sobre el importante tema de la salvación. Todo ser humano debe ser rescatado de cuatro aspectos del pecado: el placer del pecado, la pena el pecado, el poder del pecado y la presencia del pecado.

Dice el autor en la introducción: “En 1929 escribimos un libro titulado A Threefold Salvation (Una salvación triple), basado en la instrucción que habíamos recibido durante nuestra infancia espiritual. Al igual que la mayor parte de aquella temprana enseñanza, esta era defectuosa por ser inadecuada. Al continuar nuestro estudio de la Palabra de Dios, nos ha sido concedida más luz sobre este tema – sin embargo, cuán ignorantes somos aún – y esto nos ha hecho ver que, en el pasado, habíamos comenzado en un punto equivocado, porque en vez de comenzar por el principio, comenzamos casi por el medio. En vez de ser triple la salvación del pecado, como entonces suponíamos, ahora percibimos que es cuádruple. Qué bueno es el Señor al concedernos más luz y, sin embargo, es ahora nuestro deber andar en ella, y, según la Providencia nos proporcione la oportunidad, darla a los demás. Quiera el Espíritu Santo en su gracia de tal manera dirigirnos que Dios sea glorificado y su pueblo edificado”.

Contenido

  • Capítulo 1: Salvación del placer del pecado.
  • Capítulo 2: Salvación de la pena del pecado.
  • Capítulo 3: Salvación del poder del pecado.
  • Capítulo 4: Salvación de la presencia del pecado.

Predicación

PREDICACION[1]. (Del lat. prae, delante de; y dicere, hablar).

1. Segun Phillips Brooks (1835–1893) es la comunicación de la verdad bíblica por un hombre a otros hombres. Para Andrew Blackwood es la verdad divina, según está contenida en la Biblia, comunicada verbalmente a través de la personalidad, o sea, la verdad de Dios proclamada por una persona escogida o llamada por Dios para ese ministerio (cuando es llamado por Dios y ordenado a uno de los ministerios de Efesios 4:11), con el propósito de satisfacer las necesidades humanas y persuadir a otros a la fe en Cristo. Según Karl Barth (1886–1968), la p deviene palabra de Dios: «La palabra del hombre es palabra de Dios en cuanto le place a Dios utilizar aquella palabra humana para la comunicación de su verdad al individuo.» Sigue leyendo

Predicador

predicadorPREDICADOR[1]. (Del gr. keryx, heraldo, el que comunicaba al pueblo las noticias del reino). Orlando E. Costas (1942–1987) señala: «Entre las múltiples responsabilidades del pastor, la que tiene mayor prioridad es la predicación. El énfasis que se le dio a la predicación en la liturgia protestante a partir de la Reforma, hizo que ésta se convirtiera en la tarea más importante encomendada al pastor. De ahí que, en la mayoría de las iglesias protestantes, la eficiencia de un pastor se mide gen. por su éxito como p.» Según J.A. Broadus, los requisitos personales del p son: una vida de santidad, dotes naturales, amplios conocimientos generales y de la Palabra de Dios, y habilidad para preparar y presentar el sermón.

 [1] Deiros, P. A. (2006). En Diccionario Hispano-Americano de la misión. Bellingham, WA: Logos Research Systems.