Movie Night

El jueves 12 de Marzo/2015 tendremos una Noche de Película. Se exhibirá en nuestro auditorio una hermosa película que edificará nuestras vidas, con un mensaje de actualidad, basado en el libro de los libros “La Santa Biblia”.

Hora 7:30 PM. Entrada gratis, invita a un amigo.

movie_night

El movimiento celular: basado en el Nuevo Testamento

mario_vegapor Mario Vega

Al igual que en otras épocas, hoy en día la iglesia vive momentos en que varios movimientos le envuelven. Algunos de ellos son bíblicos y honestos, otros no poseen arraigo bíblico verdadero
y desarrollan sospechas en las personas que no se dejan llevar por las apariencias o las sensaciones.

En ese ambiente, el movimiento celular hizo su irrupción y no faltaron quienes pensaron que se trataba de otra novedad producto de una forma ingeniosa de hacer crecer a las iglesias. No
obstante, el movimiento celular tiene como fuente de su sustento el modelo de la iglesia del Nuevo Testamento. Su base de apoyo es la forma en que la iglesia primitiva se reunía. Eso ha permitido que el modelo celular, en su renacimiento moderno, se sostenga por ya más de medio siglo. Además, le permite que iglesias de todas las denominaciones puedan abrazarlo sin ver amenazadas sus doctrinas distintivas. Sigue leyendo

Lo flojo causa accidentes

avióndestrozadoVeía un programa sobre las “Cajas Negras” de los aviones que son dos grabadoras estas graban las conversaciones de los pilotos y la torre así como detalles de altura, velocidad, etc., de la de la nave.

En un avión tres tornillos flojos de la cola empezaron a producir vibraciones que no fueron detectadas a tiempo y eso produjo que la cola del avión se desprendiera y se despedazara la nave muriendo sus ocupantes.

Eso se hubiera podido impedir con tan sólo apretar los tornillos. Así en la vida espiritual si dejas que se “afloje” tu comunión con Dios, habrá accidentes.

Pastor Manolo/JISL

“Recuerda por tanto de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré presto á ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.” (Apocalipsis 2:5)